Comunicado de prensa

El próximo martes 5 de junio, en el Día Mundial del Medio Ambiente, están previstas en Uruguay diversas acciones de entidades de la sociedad civil. En Montevideo, estamos preprando una Muestra de voces locales a la que les invitamos a concurrir. A continuación describimos sus características y les pedimos la mayor difusión desde vuestro medio de comunicación:

¿Qué es?
Una muestra de distintas experiencias uruguayas, de reivindicaciones ambientales y de construcción alternativa (organizaciones, proyectos, comunidades movilizadas, etc.) ante los desafíos de un desarrollo que respete y conserve nuestro patrimonio natural.

A lo anterior, se suma una conferencia de prensa para la presentación pública del documento elaborado por organizaciones de la sociedad civil (OSC) uruguayas para la Cumbre de la ONU Río+20, a celebrarse el mes próximo en Río de Janeiro.

¿Dónde?
Plaza Libertad (Cagancha)

¿Cuándo?
Martes 5 de junio
Desde las 15.30 hs. muestra abierta al público
A las 17.30 hs. Presentación del documento en conferencia de prensa

¿Quiénes?
Organizan e invitan: MOVUS (Movimiento por un Uruguay sustentable) y Voces de la Sociedad Civil rumbo a Río+20

La sociedad uruguaya en movimiento camino a Río+20. Informate. Acercate. Acompañá.

¿Por qué?
En el marco del proceso preparatorio de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible, conocida como Río+20 , a celebrarse en Brasil del 20 al 22 de junio de 2012, la sociedad civil mundial hace un llamado a movilizarse a lo largo y ancho del planeta, el día 5 de junio próximo, con motivo de la conmemoración del Día del Ambiente.

Ese día se harán sentir en todos los países las Voces de la Sociedad Civil preocupadas por la degradación del medio ambiente en la Tierra, en defensa de una vida digna, que respete íntegramente los derechos humanos y de la naturaleza.

La sociedad civil uruguaya no ha sido ajena a este llamado y se suma a la movilización mundial con una actividad especial. El martes 5 de junio se mostrará el trabajo particular de nuestras organizaciones sociales en torno a estos temas. Porque nuestra situación actual presenta grandes desafíos para poder realizar un proyecto de país sustentable, que haga un uso respetuoso de los bienes naturales y culturales en procura de una vida digna tanto de la población actual como de sus descendientes.

El Movimiento por un Uruguay Sustentable (MOVUS) , integrado por colectivos de ciudadanos del campo, la costa oceánica y la capital se nucleó en la lucha contra el proyecto de megaminería a cielo abierto de Aratirí, que con su mineroducto y puerto de aguas profundas llega a comprometer desde el Uruguay profundo hasta la franja costera de Rocha. La amplitud geográfica de esta movilización ha permitido detectar en el país otros desafíos semejantes. Concretamente, existen otros proyectos que se pretenden implantar en la Costa Atlántica sin evaluaciones técnicas apropiadas y sin el consentimiento de las comunidades afectadas tales como el puente sobre la Laguna Garzón, el puerto maderero en La Paloma y la privatización del Parque Forestal entre Valizas y Aguas Dulces.

Uruguay vive desafíos urgentes en lo que se refiere al Medio Ambiente que nos implican a todos. Necesitamos informarnos y dialogar amplia y seriamente, conciliando todas las variables del desarrollo y dando un espacio central a las voces de la sociedad civil. Ésta, en sus diversas manifestaciones -organizaciones, grupos de vecinos, académicos, colectivos juveniles, comunidades on line, etc.-, se está moviendo y se debe saber por qué, cómo, qué rechazan y qué proponen para un desarrollo alternativo.

5 de junio de 2012.

Por más información:

* porunuruguaysustentable@gmail.com
Facebook – MOVUS Uruguay
Ana Filippini, del área de Comunicación del MOVUS, cel 098 407 572

* rio20uruguay@gmail.com
https://rio20uruguay.wordpress.com
Ana María Arrieta, de Voces de la Sociedad Civil rumbo a Río+20, cel 095 395 912

RESUMEN

Desde el comienzo de la década del 70 se ha procurado buscar una forma de reconciliar metas económicas con metas ecológicas y sociales. Ante el desafío de asegurar el crecimiento económico y al mismo tiempo proteger y conservar el ambiente, años más tarde, surgió el desarrollo sustentable como una concepción que busca dar respuesta a esta interrogante.

Este año, en el mes de junio, tendrá lugar en Río de Janeiro la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sustentable: Río +20. La Conferencia se desarrollará en torno a dos temas centrales: i) Economía Verde, en el contexto del desarrollo sostenible y la erradicación de la pobreza; y ii) el marco institucional para el desarrollo sostenible.

En este marco, la Sociedad Civil uruguaya ha llevado a cabo un proceso preparatorio a nivel nacional. Para ello, desde finales del año 2011 se planificaron, organizaron y coordinaron tres instancias de consulta colectiva y una instancia final de validación del posicionamiento.

El objetivo general de las consultas fue convocar e involucrar a la mayor cantidad de organizaciones sociales y grupos de interés posibles para participar y aportar al debate sobre la problemática ambiental y sobre las prioridades ambientales en nuestro país. Durante el desarrollo de las consultas fue posible definir un posicionamiento de las Organizaciones y Colectivos de la Sociedad Civil -entendiendo la diversidad de posturas y temáticas en las que se trabaja y sopesando la riqueza que ello implica- para la construcción y validación de un Documento Nacional.

El proceso dio lugar al fortalecimiento del vínculo entre las Organizaciones y Colectivos de la Sociedad Civil. Durante este período se ha logrado el intercambio de información desde diferentes perspectivas, experiencias y propuestas que un gran número de Organizaciones y Colectivos a nivel nacional plantearon a propósito de los 20 años de la Cumbre de la Tierra.

Asimismo se establecieron canales de diálogo entre las diferentes Organizaciones y Colectivos respecto a los principales riesgos y desafíos de cara a la Conferencia Río +20 y en la construcción de una agenda ambiental común.

Esto ha dado como resultado un posicionamiento, desde una perspectiva plural e inclusiva, de los diversos actores involucrados en temas tales como la definición de las prioridades para la agenda política internacional y local, el concepto de Economía Verde, cuáles deben ser las prioridades para la agenda ambiental en Uruguay, así como el papel de la Sociedad Civil frente a la actual coyuntura nacional e internacional.

En este sentido, en primer lugar se entiende que la mercantilización y la financiarización de la naturaleza continúan avanzando dramáticamente, donde las prioridades son dadas por el mercado que mantiene su control hegemónico. De esta forma, las soluciones que se plantean a la crisis global actual (climática, energética, alimentaria, financiera) son insuficientes.

Asimismo, es necesario pensar un modelo de desarrollo alternativo sustentable, equitativo y solidario con las generaciones futuras, que tenga como pilares la justicia social y ambiental, así como la protección de los derechos humanos. En lo referente al sistema económico, se plantea como imprescindible el fortalecimiento de la economía solidaria, el consumo responsable y la reducción de externalidades negativas con el objetivo de construir un comercio justo. Ir más allá del enfoque antropocéntrico, con una concepción de bienes comunes en lugar de recursos naturales, con especial atención a la incorporación de alternativas a la mercantilización irracional de la Naturaleza.

Por otra parte se plantea que la propuesta de Economía Verde lejos de ser una alternativa, constituye una reconquista a través de la economía ortodoxa, dando continuidad y validez al sistema económico actual que somete a la humanidad a la pobreza y agota los bienes comunes naturales. Por tanto no es posible considerarla como una verdadera herramienta para la construcción de una alternativa al desarrollo actual.

Es imperioso fortalecer la institucionalidad ambiental en Uruguay. Para ello se entiende que debe crearse un Ministerio que trabaje específicamente los temas ambientales y se considera necesario la creación de un Observatorio Ambiental, que permita un monitoreo ambiental global, sistemático y permanente.

Por otro lado, los estudios de impacto ambiental deben ser verdaderos instrumentos que permitan cumplir, entre otras cosas, su función de informar a los tomadores de decisiones y a otros actores involucrados, en lugar de realizarse exclusivamente para cumplir con los protocolos de protección ambiental, tanto nacionales como internacionales. Deben servir para informar sobre las consecuencias ecológicas, sociales y de ordenamiento territorial que provocan los diferentes proyectos implementados en el medio en el cual se van a insertar.

Asimismo, es preciso que exista una instancia de resolución de conflictos en materia ambiental, frente a la evidente ausencia de mecanismos de garantía y protección de los derechos fundamentales. Deben existir garantías sobre el cumplimiento de la legislación ambiental existente, así como trabajar para avanzar en el marco jurídico específico en materia ambiental.

Existe preocupación en torno a la reducción de espacios reales para la incidencia en las decisiones gubernamentales, y esto representa una gran dificultad para tener injerencia y una participación vinculante. Existen, además, cuestionamientos respecto a la vinculación del posicionamiento de la Sociedad Civil en relación a lo que se presentará en Río +20 desde el gobierno.

Finalmente se han compartido y analizado, entre las distintas Organizaciones y Colectivos, propuestas que nos involucran en un proceso que va más allá de la Conferencia Río +20, y por tanto se afirma el compromiso de participar y asumir los desafíos que se plantearon durante este proceso preparatorio.

Junio de 2012.

Este texto es parte del documento final, cuya versión completa con el Posicionamiento de la Sociedad Civil está disponible en https://rio20uruguay.wordpress.com

 

Posteado por: rio20uruguay | 03/06/2012

Lo que está en juego en Río+20. Documento internacional

“Rio+20” es la manera abreviada de referirse a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible, que se desarrollará del 20 al 22 de junio en Río de Janeiro, Brasil, veinte años después de la histórica Conferencia de Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y Desarrollo realizada en la misma ciudad en 1992.

Fue durante esa conferencia conocida también como “Cumbre de la Tierra” que surgieron las Convenciones sobre Diversidad Biológica y sobre el Cambio Climático y a partir de la cual el mundo corporativo empezó a levantar la bandera del “desarrollo sustentable”, pues había posibilidad de convertirlo en un buen negocio. Ese mismo concepto junto al de “responsabilidad social corporativa”, que se suma a partir de la Conferencia realizada en 2002 o “Río+10”, provocan estragos en la vida de los pueblos y del planeta y amenazan con impactos aún peores.

Una diversidad de Organizaciones, Redes y Movimientos Sociales, se han unido en la construcción de la Cumbre de los Pueblos por justicia social y ambiental, contra la mercantilización de la vida y la naturaleza y en defensa de los bienes comunes, que se realizará en Río de Janeiro, del 18 al 23 de junio, ante el desarrollo simultáneo y en esa misma ciudad de la Conferencia “Rio+20”.

Compartimos a continuación un llamado a la reflexión, movilización y coordinación de las luchas a lo largo y ancho del planeta. Para garantizar que se cumpla con el derecho de todos los pueblos, especialmente aquellos más vulnerables, a tener acceso al agua, alimentos, energía, tierra, semillas, territorios, y medios de vida dignos, y para reivindicar los Derechos de la Madre Tierra.

Lo que está en juego en Río+20

Por la unidad y la movilización de los pueblos, en defensa de la vida y los bienes comunes, la justicia social y ambiental, contra la mercantilización de la naturaleza y la “economía verde”

A un mes de la conferencia de Naciones Unidas Río+20, los pueblos del mundo no vemos resultados positivos del proceso de negociación que se está realizando en la conferencia oficial. Allí no se está discutiendo un balance del cumplimiento de los acuerdos tomados en Río 92 ni cómo cambiar las causas de las crisis. El foco de la discusión es un paquete de propuestas llamado engañosamente “economía verde” y la instauración de un nuevo sistema de gobierno ambiental internacional que lo facilite.

La verdadera causa estructural de las múltiples crisis es el capitalismo, con sus formas clásicas y renovadas de dominación, que concentra la riqueza y produce desigualdades sociales, desempleo, violencia contra los pueblos, criminalización de los que lo denuncian. El sistema de producción y consumo actual – representado por las grandes corporaciones, los mercados financieros y los gobiernos que garantizan su mantenimiento – produce y profundiza el calentamiento global y la crisis climática, el hambre y la desnutrición, la pérdida de los bosques y la diversidad biológica y sociocultural, la contaminación química, la escasez de agua potable, el aumento de la desertificación de los suelos, la acidificación de los mares, el acaparamiento de tierras y la mercantilización de todos los aspectos de la vida en las ciudades y en el campo.

La “economía verde”, al contrario de lo que pretende sugerir su nombre, es otra fase del proceso de acumulación capitalista. Nada en la “economía verde” cuestiona o sustituye la economía basada en el extractivismo y los combustibles fósiles, ni sus patrones de consumo y producción industrial, sino que extiende la economía explotadora de la gente y el ambiente a nuevos ámbitos, alimentando el mito de que es posible un crecimiento económico infinito.

El fallido modelo económico, ahora disfrazado de verde, pretende someter todos los ciclos vitales de la naturaleza a las reglas del mercado y al dominio de la tecnología, la privatización y mercantilización de la naturaleza y sus funciones, así como de los conocimientos tradicionales, aumentando los mercados financieros especulativosa través de mercados de carbono, de servicios ambientales, de compensaciones por biodiversidad y el mecanismo REDD+ (Reducción de emisiones por deforestación evitada y degradación de bosques).

Los transgénicos, los agrotóxicos, la tecnología Terminator, los agrocombustibles, la nanotecnología, la biología sintética, la vida artificial, la geoingeniería y la energía nuclear, entre otras, son presentadas como “soluciones tecnológicas” a los límites naturales del planeta y a las múltiples crisis, sin encarar las verdaderas causas que las provocan.

Además se promueve la ampliación del sistema alimentario agroindustrial, que es uno de los mayores factores causantes de las crisis climáticas, ambientales, económicas y sociales, profundizando la especulación con los alimentos, y favoreciendo los intereses de las corporaciones del agronegocio en desmedro de la producción local, campesina, familiar, de los pueblos indígenas y poblaciones tradicionales y afectando la salud de toda las poblaciones.

Como una estrategia de negociación en la conferencia Rio+20, algunos gobiernos de países ricos están planteando un retroceso de los principios de Rio 92, como el principio de responsabilidades comunes y diferenciadas, el principio de precaución, el derecho a la información y la participación, así como amenazando derechos ya consolidados, como los de los pueblos indígenas y poblaciones tradicionales, campesinos y campesinas, el derecho humano al agua, los derechos de los trabajadores y trabajadoras, de los migrantes, el derecho a la alimentación, a la vivienda, a la ciudad, derechos de la juventud y de las mujeres, el derecho a la salud sexual y reproductiva, a la educación y derechos culturales.

Asimismo se intenta instalar unos llamados Objetivos de Desarrollo Sustentable (ODS) que serán utilizados para promover la “economía verde”, debilitando aún más los ya insuficientes Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM).

El proceso oficial propone instaurar formas de gobierno ambiental mundial que sirvan como administradores y facilitadores de esa “economía verde”, dando protagonismo al Banco Mundial y otras instituciones financieras públicas o privadas, internacionales y nacionales, lo cual incentivará un nuevo ciclo de endeudamiento y de ajustes estructurales disfrazados de verde. No puede haber una gobernanza global democrática sin terminar con la actual captura corporativa de las Naciones Unidas.

Repudiamos este proceso y llamamos a fortalecer las movilizaciones y construcción de alternativas en todo el mundo.

Luchamos por un profundo proceso de cambio frente al actual modelo de producción y consumo, concretizando nuestro derecho a desarrollarnos con modelos alternativos, basados en las múltiples realidades y experiencias de los pueblos, auténticamente democráticos, respetando los derechos humanos y colectivos, en armonía con la naturaleza y con justicia social y ambiental.

Planteamos la afirmación y construcción colectiva de nuevos paradigmas basados en la soberanía alimentaria, la agroecología y la economía solidaria, la defensa de la vida y los bienes comunes, la afirmación de todos los derechos amenazados, el derecho a la tierra y territorio, el derecho a la ciudad, los derechos de la naturaleza y de las futuras generaciones, la eliminación de toda forma de colonialismo e imperialismo.

Llamamos a los pueblos del mundo a apoyar la lucha del pueblo brasilero contra la destrucción de uno de los principales marcos legales de protección de los bosques (el Código Forestal) lo que abre caminos para una mayor deforestación, a favor de los intereses del agronegocio y de la ampliación de sus monocultivos; y contra la implementación del megaproyecto hidráulico Belo Monte, que está afectando la sobrevivencia y las formas de vida de los pueblos de la selva y la biodiversidad amazónica.

Reiteramos la convocatoria a participar en la Cumbre de los Pueblos que se realizará del 15 al 23 de junio en Rio de Janeiro, que será un punto importante en la trayectoria de las luchas globales por justicia social y ambiental que estamos construyendo desde Río 92, particularmente a partir de Seattle, Foro Social Mundial, Cochabamba, donde se han catapultado las luchas contra la OMC y el ALCA, por la justicia climática y contra el G-20. Recogemos también las movilizaciones masivas como Occupy, indignados y la primavera árabe.

Convocamos a la movilización global el 5 de junio (día mundial del medio ambiente), el 18 de junio contra el G20 (que en esta oportunidad se centrará en el “crecimiento verde”) y a la marcha de la Cumbre de los Pueblos el 20 de junio, en Río de Janeiro y en el mundo, por la justicia social y ambiental, contra la “economía verde”, la mercantilización de la vida y la naturaleza y por la defensa de los bienes comunes y los derechos de los pueblos.

Río de Janeiro, 12 de mayo 2012. Grupo de Articulación Internacional de la Cumbre de los Pueblos por Justicia Social y Ambiental

El Grupo de Articulación (GA) Internacional del Comité Facilitador para la Sociedad Civil (CFSC) rumbo a Río +20 de la Cumbre de los Pueblos se compone de 35 redes, movimientos sociales y organizaciones de 13 países diferentes. Sus representantes trabajan con el GA Nacional (integrado por representantes de 40 redes) en la coordinación metodológica y política de la Cumbre de los Pueblos -un evento paralelo y crítico a la Conferencia de NNUU Río +20- que reunirá a miles de personas en el Parque Flamengo de Río de Janeiro, del 15 al 23 de junio.

Posteado por: rio20uruguay | 24/04/2012

Compartimos fotos de nuestro Segundo Encuentro Regional

Durante la última semana de marzo cientos de personas de diferentes ámbitos se reunieron en Londres con el objetivo de analizar las últimas evidencias provistas desde la comunidad científica y brindar una visión actualizada de las múltiples crisis que el mundo enfrenta. Se abarcaron los problemas ambientales, como los relacionados con el clima, la energía, la degradación ecológica y la escasez de agua, y problemas sociales como la persistencia de la pobreza, la amplificación de la desigualdad, los temas de bienestar humano y seguridad alimentaria, así como también los temas relacionados a la gobernanza global.

Asimismo, se planteó aportar evidencia y liderazgo científico hacia la cumbre de junio de este año en Río de Janeiro, conocida como Río +20 y contribuir a superar veinte años de estancamiento en las negociaciones sobre desarrollo sostenible en el marco de Naciones Unidas. Continúa

tomado de http://assemblyrio20.sustainlabour.org/documents.php?lang=ES

 

   Añadir nuevo párrafo después del párrafo 74 

[Añadir: 74 bis. Es fundamental garantizar que estos puestos de trabajo sean empleos decentes. Un empleo verde debe ser aquel que reduzca los impactos medioambientales de las empresas y sectores económicos hasta alcanzar niveles sostenibles, al tiempo que proporcione condiciones decentes de vida y de trabajo a todos aquellos que participen en la producción, y garantice el respeto de los derechos laborales y de los trabajadores. Según esta definición, deben tenerse en cuenta varias dimensiones de los empleos verdes: su posibilidad de reducir el impacto medioambiental en diferentes sectores, su capacidad para ofrecer trabajo decente, su respeto de los derechos sindicales y su capacidad para permitir la inclusión de las mujeres y los jóvenes en el mercado de trabajo.]

saludos cordiales

Ing. Carlos Maria ANido

 

El borrador cero para Río+20

20 demandas clave de los sindicatos

Febrero de 2012

 

Evaluación: en general, el borrador cero de Río+20 no incluye nuevos compromisos ni acciones para los Jefes de Estado, sino que simplemente reafirma los compromisos anteriores y deja las decisiones sobre los nuevos compromisos para el futuro.

Más concretamente, los trabajadores/as y los sindicatos quieren más claridad respecto a los principios en los que se llevarán a cabo las actividades de la economía verde (Punto núm. 6), objetivos específicos en el capítulo relativo a los empleos verdes e inclusión social (Punto núm. 17) y un llamamiento más enérgico a la participación de los Grupos Principales , que debe señalarse con sus funciones y promesas concretas en el capítulo correspondiente (Punto núm. 3), así como a través de la inclusión, en el marco institucional, de términos más enérgicos sobre los derechos de participación y el principio 10, entre otros (puntos núms. 10 y 11).

 

Las 3 principales demandas

1. Los principios de una economía verde
La economía verde debe ser diferente. Pedimos que velen por que el debate sobre la economía verde incorpore un conjunto de principios destinados a garantizar el desempeño social y medioambiental vital para el desarrollo sostenible. Estos principios incluyen:

Principios sociales que exijan compromisos con la equidad social, la inclusión de los grupos vulnerables, el trabajo decente para todos los empleos verdes, protección social, democracia y derechos.

Principios medioambientales que deben avalar la necesidad de un uso eficiente de los recursos naturales, priorizar las fuentes renovables, la internacionalización de los costos sociales y medioambientales para los países más pobres, un análisis del ciclo de vida de los productos, compromisos tendientes a cero emisiones y cero residuos.

Principios económicos que exijan una fuerte regulación financiera, restricciones a la especulación y apoyo a la economía real.

 

2. Compromisos concretos desde el primer día

El borrador cero, en su estado actual, aplaza muchas decisiones a las reuniones futuras. Esta posición carece de seriedad.

Los sindicatos a nivel mundial desean ver compromisos concretos respecto al empleo verde, un compromiso a implementar un “piso de protección social” para todos y el compromiso de poner en marcha, o reforzar, las disposiciones en los países más pobres y la creación de una tasa sobre las transacciones financieras.

 

3. La sociedad civil como socio y mecanismos de justicia ambiental
Debe haber un marco sólido para la participación de la sociedad civil. Lo mismo es necesario para acceder a la información y a los mecanismos de justicia. Propuestas como la de un defensor del pueblo (10) no se abordan con seriedad en el borrador cero y merecen un mayor análisis para que se tome una decisión al respecto en Río + 20.


 

20 enmiendas al borrador cero para garantizar que Río +20 sea positivo para los trabajadores

Hacemos un llamamiento a los Gobiernos para que tengan en cuenta lo siguiente:

I. Visión

1. Expresar la necesidad urgente de cambiar nuestro actual modelo económico no sostenible y garantizar que los derechos sean el eje central de una nueva era. La visión tiene que hablar al corazón de las personas y convencerlas de que realmente hay esperanza de lograr la equidad mundial, que el multilateralismo ha de desempeñar un papel, que la cooperación y la solidaridad entre los países y sus pueblos es necesaria y factible.

ð       Añadir nuevo párrafo [después del párrafo 4]

[Añadir: 4.bis. Afirmamos nuestro compromiso de cambiar urgentemente nuestro actual modelo económico no sostenible hacia otro más sostenible, basado en la libertad, el respeto de los derechos humanos y laborales, la igualdad de género y el pleno disfrute del desarrollo económico, social y cultural, acorde con la capacidad de carga de los ecosistemas del planeta]

 

II. Renovar el compromiso político

2. Comprometerse a implementar nuevas fuentes de financiación (ya sea aquí o en medio de la sección relativa a la aplicación), tales como la Tasa sobre las Transacciones Financieras

3. Confirmar la contribución de los trabajadores y los sindicatos al desarrollo sostenible

ð       Reforzar el actual párrafo núm. 21quat

Hacemos hincapié en la importancia de la participación de los trabajadores y los sindicatos para la promoción del desarrollo sostenible. Como sus representantes, los sindicatos son agentes importantes para facilitar [Añadir: una transición justa hacia un modelo económico más sostenible y] la promoción del desarrollo económico socialmente responsable, la equidad social y el trabajo decente. [Añadir: Los derechos a la información, la educación y la formación sobre la sostenibilidad en todos los niveles, incluyendo el lugar de trabajo, son la clave para el fortalecimiento de la capacidad de los trabajadores y los sindicatos a apoyar el desarrollo sostenible].

 

4. Exponer los principios rectores de una “toma de decisiones coherente” en el Marco de Acción sobre el Desarrollo Sostenible

ð       Añadir nuevo párrafo (después del párrafo 22) 

[Añadir: Nos comprometemos a guiar nuestras acciones en el marco de la democracia, los derechos fundamentales y la justicia social. Para ello es necesario situar en el centro de las políticas económicas la necesidad de la equidad y el progreso social, así como la protección del medio ambiente. La rendición de cuentas y el control social deben estar en el centro de este marco, así como la necesidad de reducir la influencia de los mercados financieros en la toma de decisiones.]

 

III. La economía verde en el contexto del desarrollo sostenible y la erradicación de la pobreza

5. Indicar la importancia de que la economía verde contribuya a la creación de trabajo decente, y no solamente de empleo.

ð       Modificar en el párrafo 25

Estamos convencidos de que una economía verde en el contexto del desarrollo sostenible y la erradicación de la pobreza debería contribuir a alcanzar las metas fundamentales (…) el crecimiento sostenible, inclusivo y equitativo que genere [suprimir: empleo] [añadir: trabajo decente]

 

6. Incorporar un capítulo sobre “Principios de la economía verde” que avalen por lo menos los 10 principios sindicales.

ð        Añadir capítulo (entre los párrafos 27 y 28)

[Añadir: Reconocemos la importancia de garantizar que las políticas y proyectos de la economía verde contribuyan al desarrollo sostenible. Con el fin de orientar la acción, convenimos en que las actividades de la economía verde deban cumplir los siguientes principios:

 

1. La equidad entre los países y dentro de cada país.

2. La inclusión y la participación (jóvenes, trabajadores pobres y poco cualificados)

3. La transformación de los empleos tradicionales y la creación de nuevos empleos verdes y decentes.

4. El respeto de los derechos de los trabajadores y los sindicatos.

5. El cumplimiento de los objetivos sociales y la satisfacción de las necesidades humanas a largo plazo, incluyendo el acceso universal al agua, los alimentos, la vivienda, la energía, la tierra, la salud, la educación, el transporte y la cultura.

6. Con base en el uso eficiente de los recursos naturales, dar prioridad a las fuentes renovables, la internalización de los costos sociales y medioambientales, el análisis del ciclo de vida y tener como meta llegar a cero carbono y cero residuos.

7. Centrarse en la productividad de los materiales en lugar de centrarse en la reducción de los costos laborales.

8. Transición justa para los trabajadores y las comunidades que podrían verse afectados por el cambio, incluyendo la ampliación de los sistemas de protección social y el desarrollo de mecanismos de diálogo social sobre las políticas relativas a la economía verde.

9. Promoción de la democracia.

10. Basarse en la economía real y no ser especulativos. ]

7. Establecer los criterios para dar prioridad a algunas de las “herramientas de la economía verde” en relación con otras

ð       Añadir párrafo (después del párrafo 32)

[Añadir: Recomendamos dar prioridad a las políticas que generen y aprovechen al máximo los impactos positivos sobre el medio ambiente y el progreso social, tales como las reformas fiscales socialmente progresistas y respetuosas del medio ambiente.]

 

8. Definir un marco de acción que consiga el compromiso de los Gobiernos (en lugar de pedir al sector privado que asuma responsabilidades públicas) e incluya compromisos concretos sobre el empleo a través de inversiones verdes (Véase 12-17)

 

IV. Marco institucional para el desarrollo sostenible

9. Acordar una nueva priorización política de las dimensiones (donde el progreso social y la protección del medio ambiente ocupen un lugar más importante que el afán de lucro) que deben guiar toda reforma institucional de la ONU, incluyendo la creación de un Consejo de Desarrollo Sostenible.  

10. Acordar la designación de un Defensor del Pueblo para las Generaciones Futuras

ð       Modificar en el párrafo 57 

57. [Suprimir: Acordamos seguir examinando el establecimiento de] [Añadir: Apoyamos la propuesta de establecer] un Defensor del Pueblo, o Alto Comisionado para las Generaciones Futuras, [Añadir: con un calendario y una función de seguimiento para actuar como defensor y representante de la promoción] [suprimir: para promover] del desarrollo sostenible [Añadir: , ayudando a proporcionar un enfoque integrado al más alto nivel de la toma de decisiones en la ONU. Trabajaría en estrecha colaboración con los grupos principales y las partes interesadas]

 

11. Acordar entablar negociaciones para el establecimiento de una convención internacional sobre el Principio 10 de la Declaración de Río

ð       Modificar en el párrafo 58

58. Acordamos tomar medidas a diversos niveles para dar mayor vigencia al Principio 10 de Río, en el plano mundial, regional y nacional, según proceda [Añadir: y, en particular, a: a) entablar negociaciones para el establecimiento de una convención internacional sobre el Principio 10 de la Declaración de Río, que aborde el acceso a la información, la participación pública y la justicia medioambiental; b) mejorar las leyes, las instituciones y las prácticas nacionales de modo a extender esos derechos a los representantes de los trabajadores en el lugar de trabajo]

 

V. Marco para la acción y el seguimiento

Agua

12. Garantizar que la propiedad pública de los servicios de agua y saneamiento esté en el centro de las recomendaciones relativas a las políticas

ð       Añadir un nuevo párrafo después del párrafo 68

[Añadir: 68.bis Reconocemos que el experimento con la privatización en el sector del agua y el saneamiento no ha cumplido con los pobres. Por tanto, alentamos a los Gobiernos a priorizar las inversiones en agua y saneamiento mediante la propiedad pública y la gestión pública con el fin de garantizar el acceso universal a estos servicios fundamentales. Una mayor mercantilización del agua sólo provocará una mayor exclusión de los más pobres y vulnerables. Esta observación es válida no solamente para los servicios directos del agua y saneamiento, sino también para la agricultura, la energía, la industria y otros sectores.]

 

Energía

13. Garantizar que el acceso a la energía se considere un derecho y no sea responsabilidad del sector privado. Recomendamos enérgicamente añadir un párrafo en el mismo sentido que el que aborda la cuestión del agua.

 

Empleos verdes – Inclusión social

14. Reconocer la importancia de las disposiciones sobre las cualificaciones y la salud y la seguridad en el trabajo para los trabajadores ocupados en la economía verde

ð       Modificar en el párrafo 73 

Reconocemos que el desarrollo de la capacidad humana es esencial (…). Los trabajadores deben contar con las cualificaciones, [suprimir: y] la protección [Añadir: social y las normas de salud y seguridad en el trabajo] necesarias para participar y beneficiarse de la transición hacia una economía verde, la cual tiene un gran potencial para crear empleos decentes y erradicar la pobreza.

 

15. Garantizar que se tengan en cuenta las oportunidades para la creación de empleo en los sectores industriales tradicionales

ð       Añadir en el párrafo 74 

Reconocemos también que pueden aprovecharse importantes oportunidades de creación de empleo a través de las inversiones […] y los nuevos mercados vinculados a las fuentes de energía renovables y no convencionales. [Añadir: Reconocemos también las oportunidades de los sectores económicos tradicionales tales como la construcción, la industria manufacturera y el transporte].

16. Comprometerse con el trabajo decente como la norma de referencia para los empleos creados.

 

ð       Añadir nuevo párrafo después del párrafo 74 

[Añadir: 74 bis. Es fundamental garantizar que estos puestos de trabajo sean empleos decentes. Un empleo verde debe ser aquel que reduzca los impactos medioambientales de las empresas y sectores económicos hasta alcanzar niveles sostenibles, al tiempo que proporcione condiciones decentes de vida y de trabajo a todos aquellos que participen en la producción, y garantice el respeto de los derechos laborales y de los trabajadores. Según esta definición, deben tenerse en cuenta varias dimensiones de los empleos verdes: su posibilidad de reducir el impacto medioambiental en diferentes sectores, su capacidad para ofrecer trabajo decente, su respeto de los derechos sindicales y su capacidad para permitir la inclusión de las mujeres y los jóvenes en el mercado de trabajo.]

 

17. Establecer compromisos en términos de planes de crecimiento de empleo a través de las inversiones verdes en los próximos 5-10 años.

ð       Añadir nuevo párrafo después del párrafo 74

[Añadir: 74.bis Proponemos desarrollar planes de 5-10 años para la creación y transformación de puestos de trabajo a través de inversiones verdes que asciendan a por lo menos el 2% del PIB]

 

18. Acordar celebrar consultas con los sindicatos para mejorar el conocimiento sobre las tendencias de los empleos verdes.

ð       Añadir en el párrafo 76 

76. a. Mejorar el conocimiento de las tendencias y la evolución de los empleos verdes, e integrar los datos pertinentes en las estadísticas económicas nacionales. [Añadir: La consulta con los sindicatos asegurará que esta información sea completa e integre todas las dimensiones del mundo del trabajo.]

 

19. Comprometerse a introducir estrategias de transición justa para que los trabajadores aprovechen los beneficios del modelo económico sostenible.

ð       Añadir nuevo párrafo después del párrafo 76 (c)

[Añadir: 76. (d) Desarrollar economías verdes requiere la introducción de estrategias de transición justa destinadas a acompañar a los trabajadores hacia un modelo de producción sostenible. Por lo tanto, es preciso promover nuevas oportunidades de empleo mediante la diversificación económica, la puesta en marcha de sistemas de protección social específicos y el desarrollo de una estrategia participativa en la que los trabajadores y las comunidades expresen su opinión sobre el nuevo marco económico.]

 

20.  Comprometerse a cumplir una meta cuantificable en lo que se refiere a la promoción de la protección social.

ð       Añadir en el párrafo 77

77. Hacemos hincapié en la necesidad de [Añadir: cumplir con los compromisos anteriores][1] para proporcionar protección social a todos los miembros de la sociedad, incluidos aquellos que no están empleados en la economía formal. En este sentido, nos comprometemos a proporcionar un piso de protección social para todos los ciudadanos. [Añadir: Nos comprometemos a aplicar plenamente el instrumento de la OIT sobre los pisos de protección social, aprobado en junio de 2012, para el año 2020 y fomentar la adopción, ratificación y aplicación del Convenio núm. 102 de la OIT relativo a la Seguridad Social].


[1] En la Cumbre Social, los líderes ya se han comprometido a dar protección social a todos:
Compromiso 2
Nos comprometemos con el objetivo de erradicar la pobreza (...). Con este fin, en el plano nacional, en cooperación con todos los miembros de la sociedad civil y en el contexto de un enfoque multidimensional e integrado:
(d) Formularemos y aplicaremos una política que asegure que todos dispongan de protección económica y social adecuada durante el desempleo, las enfermedades, la maternidad, la crianza de los hijos, la viudez, la discapacidad y la vejez;
(g) Procuraremos que la comunidad internacional y las organizaciones internacionales, en particular las instituciones financieras multilaterales, presten asistencia a los países en desarrollo y a todos los países que la necesiten en sus esfuerzos por lograr nuestro objetivo general de erradicar la pobreza y dar protección social básica];

http://www.un.org/documents/ga/conf166/aconf166-9.htm

[1] En la Cumbre Social, los líderes ya se han comprometido a dar protección social a todos:
Compromiso 2
Nos comprometemos con el objetivo de erradicar la pobreza (...). Con este fin, en el plano nacional, en cooperación con todos los miembros de la sociedad civil y en el contexto de un enfoque multidimensional e integrado:
(d) Formularemos y aplicaremos una política que asegure que todos dispongan de protección económica y social adecuada durante el desempleo, las enfermedades, la maternidad, la crianza de los hijos, la viudez, la discapacidad y la vejez;
(g) Procuraremos que la comunidad internacion

Posteado por: rio20uruguay | 05/04/2012

Uruguay Social – Comentarios al Borrador Cero

Uruguay Social – Comentarios al Borrador Cero

Posteado por: rio20uruguay | 02/04/2012

Noticias de interés

Segunda reunión Conjunta de los Programas FCPF y ONU-REDD

Resultados de la 8ª Reunión de la Junta Normativa del Programa ONU-REDD

Uruguay en estado de sitio corporativo

Posteado por: rio20uruguay | 29/03/2012

Informe conjunto sobre negociações na ONU p// Rio+20

Compas do GA,

Segue relato das atividades vinculadas à Sessão Preparatória da Rio+20 em Nova Iorque, at[e o dia 23 de março (a sessão formal ocorrerá dias 26 e 27 de março). Relato elaborado por Iara Pietricovsky com a colaboração de Silvia Ribeiro e Rubens Born.


A) 
A semana começou com uma conversa informal longa de Iara com os Embaixadores Figueiredo e André Lago, assim como também com as Conselheiras Claudia e Maria Angélica. Os negociadores brasileiros são o Embaixador André Lago e a Conselheira Cláudia, enquanto Embaixador Figueiredo e Conselheira Maria Angélica representam a Presidência da Rio+20, ou seja, não se envolvem na negociação, mas terão um papel fundamental no fechamento e conclusões dos documentos da conferência oficial.

As posições entre a delegação brasileira não são convergentes no que diz respeito aos temas em debate, em especial SDGs. Mas, evidentemente isso não se reflete na negociação. Dentro do G77 o Brasil é representado por Barbados, assim como todos os países membros deste grupo. Segundo nosso Embaixador negociador o Brasil não quer impor nada e sim tentar trabalhar dando suporte para construção de consensos. Esta estratégia, em minha visão, esconde o Brasil e não ajuda o processo. Fiz esse comentário para eles, pois acho que se o Brasil mostrar proeminência será seguido. O Embaixador Figueiredo se diz otimista e que na sua visão, conseguiram estabelecer metas voluntárias até para algumas corporações mais importantes. Essa coisa de meta voluntária é risível para mim (Iara), na medida em que o sistema só opera, na maior parte com base em baixos custos dos extraídos da natureza e portanto, com mais garantia de mais lucro que aplicar numa ação de mudanças de paradigmas.

Iara continua achando que o que vai sair de mais “ousado” desta conferência serão os SDG (Metas de Desenvolvimento Sustentável). A Secretaria da CDS/ONU já esta circulando um trabalho onde fazem exercícios sobre o que seriam os indicadores destas metas e uma proposta concretas de cortes de emissão e/ou medidas até 2030 a serem atingidas por todos os países.

Rubens, reconhecendo que SDG pode ser eventualmemte o resultado que os governos terão na mão para apresentar no dia 22 de junho, vê com preocupações o estabelecimento de SDG se desvinculados dos direitos, princípios e normas já acordadas (na Rio-92 e demais conferencias do Ciclo Social) e sem a explicitação de formas e meios de sua implementação. Para Rubens, além disso, a Rio+20 ficou, como estabelecido na resolução que convoca a conferência, de avaliar as lacunas e progressos no cumprimento de compromissos já assumidos (por exemplo, no capitulo 6 da Agenda 21, que trata de acesso à e serviços de saúde há diversas metas e objetivos que não foram totalmente cumpridos).

Rubens teve também uma longa conversa com o Embaixador André Lago, durante a qual além dos principais aspectos políticos da negociação da declaração da Rio+20 se abordou a proposta do governo brasileiro para os “dias do meio”. Segundo o Embaixador André Lago, a Presidente Dilma já aprovou a escolha dos 9 temas que orientarão os debates nas sessões que serão realizadas entre os dias 15 e 19 de junho, e que vem sendo chamadas de “Diálogos…”. Comentamos sobre as profundas inquietações, preocupações e dúvidas quanto à “metodologia” desses diálogos: o governo, pelo que sabemos, pretende gerar debates pela internet a partir de abril; das contribuições recebidas gerar-se-á documentos consolidados a serem apreciados nas sessões presenciais, com até 2000 participantes em cada tema, nas quais algumas poucas celebridades (ex: cientistas com Prêmio Nobel) eventualmente seriam os porta-vozes das demandas recebidas e escolhidas como prioritárias. Manifestamos nossa profunda preocupação com metodologia e que da maneira que foi apresentada não corresponde ao que entendemos por “diálogos”. O Embaixador disse que está aberto a receber qualquer tipo de sugestão, desde a alteração completa da metodologia, do número de participantes, do título (Diálogos..”) , etc. Na segunda feira, dia 26/3, após o encontro (8:15 a 9:30) do Comite Executivo da Rio+20 com os integrantes de sociedade civil (major groups) haverá uma conversa (entre 9:30 e 10:00) do Embaixador com esses grupos. Esse tema será certamente abordado, em que pese já termos indicado qual a orientação adotada pelo GA CFSC. Sobre o assunto dos “dias do meio”, Rubens enviará informe em outra mensagem, com a descrição dos fatos conhecidos sobre essa proposta do Governo Brasileiro.

A situação das negociações é mais ou menos esta:

1) O documento esta com mais de 200 páginas, ampliadas por causa das dezenas de inserções entre colchetes. Isto significa que existe um baixo nível de confiança e consenso no processo.

2) O G77 esta reunido, tentando construir consenso para uma outra batalha com os outros grupos ou blocos de países ou países, no singular. Dentro do G77 existe pouco consenso sobre o conceito de economia verde, entretanto, os mais reticentes, Venezuela por exemplo, já aceitou que terá que discutir com base no conceito de economia verde.

Segundo Silvia Ribeiro, o G77 acordou negociar os temas agrupadamente, exceto os que ainda não foram discutidos. Por isso, segundo Silvia, a negociação é mais dificil (para nós OSC e movimentos sociais, nas nossas perspectivas), visto ser necessário convencer delegados de países do G77 e depois ainda enfrentar os demais blocos de países. O porta-voz do G77 no plenário é Argélia, mas essa função pode ser delegada a outro país conforme o tema. Por exemplo, Barbados só se ocupa de alguns pontos do capítulo V, seção C do rascunho zero. Brasil, segundo Silvia, tem posições muito firmes em diversos temas.

Silvia destaca ainda que no tema de “economia verde” não há consenso no G77, e que o “acordo” é que esse grupo não irá “brigar” por esse tema como ponto central, mas meramente como um dos enfoques sob o conceito mais amplo de desenvolvimento sustentável. Isso representaria um caminho intermediário para todos, seja para Venezuela, Bolivia e Cuba que não aceitam o tema assim como para Brasil e outros países que desejariam maior centralidade do mesmo .

3) Os EUA estão querendo tirar tudo e qualquer referência com os direitos fundamentais ou o Direito Humano e os que se relacionam com a Convenção dos DHESCs. Não reconhecem, por exemplo, que água é um direito humano. Ente outros, que não reconhecem na Europa estão França etc. Seguem este tipo de posição o Canadá, Austrália. Os bad boys total.

4)Sobre governança, também o debate esta parado entre a posição dos em desenvolvimento querendo constituir proposta mais audaciosa e os países desenvolvidos querendo querem maquiar o PNUMA.

Segundo Rubens, ainda não há consenso sequer no tema da governança ambiental: se fortalecer o PNUMA (como desejam alguns países em desenvolvimento, inclusive o Brasil) ou se substituir por uma organização (agência) mundial de meio ambiente, que abrigue e articule os tratados multilaterais em temas de sustentabilidade ambiental. Esse debate se prolonga há 20 anos, desde a Rio-92, mas agora a rio+20 deveria apreciar a questão de governança sob um escopo mais largo, a governança do desenvolvimento sustentável. E nesse campo, envolveria reformas mais estruturais do Sistema ONU e debates sobre o “controle” de organizações financeiras multilaterais.

5) Enfim, a dimensão ou pilar econômico esta totalmente fora do debate de governança.

6)As SDGs dentro do G77 estão sendo vistas de forma positiva, mas ainda existe muita desconfiança por parte dos Africanos. Eles tem medo que esta proposta acabe com as MDGs onde, pelo menos, eles tiveram um pequeno ingresso de financiamento por meio da ODA. O nosso Embaixador negociador, André Lago, concorda que as SDG só poderão ser aprovadas se partirem de um patamar dos direitos até construídos desde a Rio+92. Nós temos batido forte que se elas vingarem, devem ter somadas não só as conquistas da Rio92, mas também os Princípios do Rio, da Precaução e do País Poluidor/Pagador. Nossa insistência decorre do fato, de que se esses princípios, pelo menos não forem incluídos, os países ricos saíram ilesos das responsabilidades, quando na verdade são os que mais poluem. Esse tema ainda não é consenso entre o G77.

7) O Vaticano quer tirar todos os textos que falam do Direito das Mulheres relativos aos direitos reprodutivos.

8) Os trabalhadores estão analisando que da maneira que esta o processo esta caminhando para uma perda de direitos conquistados.

O sentimento geral por aqui é de fracasso e retrocesso. Parece que esse tensionamento faz parte do processo e que já existem propostas alternativas preparadas pela ONU sobre metas etc. Iara pediu a um companheiro nosso, que fez um resumo da negociação, numa fala que fez na sexta feira, que nos envie para de maneira que possamos mandar. só não sei se chegará a tempo.


B) 
Iara fez uma reunião com Silvia Ribeiro para falar de nossa “missão” de vinculação nacional/internacional dentro da conferência e da construção de uma grupo refer6encia daqueles que estão na Cúpula dos Povos e que também estarão acompanhando o processo oficial. Em nossa conversa concluídos por três caminhos:

1) propor uma reunião ainda esta semana destes grupos e movimentos que estão em NY;

2) Criar um sistema de comunicação entre nós, mecanismos de atuação conjunta possível sem nos sobrecarregar;

3)Quem sabe usar a TV Cúpula para, de tempos em tempos, explicar os processos de negociação que estão se dando dentro da cúpula oficial.

Na sexta-feira, 23 de março, fizemos uma reunião com a presença de cerca de 30 pessoas, discutimos um pouco a proposta e como faríamos para seguimento. Silvia Ribeiro ficou com a lista dos presentes e vai enviar um e-mail para todos e todas para que comecemos a nos comunicar e também irá sugerir uma nova data de encontro na próxima Prepcom de NY, final de Abril começo de maio (23 de abril a 4 de maio)


C) 
Participamos, na sexta-feira, 23 de março, de um evento promovido pela DESA/NGLS da ONU em conjunto com Social Watch onde estiveram Iara, Catarina da CUT, André Abreu pelo CFSC brasileira, Paul Quintas do IBON, Dena da Via campesina e Barbara Adams (SW) mediado por Hamish da NGLS. Nossa platéia esteve razoável, cerca de 100 pessoas e numa mesa super forte, com um discurso político mais forte também. As pessoas gostaram muito exatamente porque trouxe uma visão mais política num contexto que esta super burocratizado, mesmo entre as ONGs do Stakeholder Forum, assim como dentro dos Major Groups. Pode ser que ao afirmarmos nossa posição como Cúpula internamente, com um caráter mais político, possamos fazer a diferença neste mormaço da ONU.


D) 
Uma das questões que está pegando duramente entre as organizações do Major Group se referem a logística e a ausência de uma resposta clara por parte do governo brasileiro. Esse tema esta pegando.

 

E) no sabado, dia 24, mais de cem representantes de diversas organizações de sociedade civil (major groups – trabalhadores, mulheres, ongs de direitos humanos, ambientalistas, etc) reuniram-se para trocar informações e impressões sobre o andamento das negociações e processo preparatório da Rio+20. Ficou claro que há profunda indignação com o processo, com a remoção das menções a direitos, com a falta de ambição de resultados, com a “diluição” e generalização dos textos, etc. Houve discussão em grupos sobre diversos pontos do rascunho zero, portanto dos temas em discussão. Em conversas com alguns colegas, levantamos (Vitae Civilis) uma proposta de se encaminhar carta aberta ao secretario geral da ONU e de se elaborar documento para os negociadores, a ser firmado por aquelas organizações que assim desejarem e que estejam acompanhando as negociações. Há também a vontade de se usar a reunião dos Major Groups com o Comitê Executivo da Rio+20, aprazada para esta segunda feira dia 26, entre 8:15 e 9:30, para uma firme manifestação e pressão para mudar o curso das negociações. Certamente, em eventos de Major Groups neste domingo o assuto continuará a ser debatido. Foi feito um rascunho para a dita carta, que está sendo elaborado em conjunto por diversos colegas, entre os quais Paul Quintos do IBON (autor de texto que foi reproduzido por Lúcia Ortiz na lista do GA CFSC), Lalanath de Silva , do WRI, Aron Belinky, Anil Naidoo, Rob Wheeler, Andre Abreu.

Também em conversas com Andre Abreu, Anil Naidoo e demais nesse grupo surgiu a idéia de se organizar, para apróxima rodada de negociações aqui na ONU (final de abril), um grande side event com foco na questão de direitos, com a presença de relatores e comissários da ONU em direitos humanos nos temas associados a alimentos, águas, etc.

 


Dr. Rubens Harry Born
Vitae Civilis Instituto para o Desenvolvimento, Meio Ambiente e Paz
Rua Itápolis, 1468 – Pacaembu
São Paulo – SP
CEP 01245-000 – Brasil
Tel/Fax: (11) 3662 0158

www.vitaecivilis.org.br

Fuente http://rio20.net/iniciativas/el-futuro-que-queremos-borrador-cero

El futuro que queremos (borrador cero)

TABLA DE CONTENIDO – Párrafos

 

  • I. Preámbulo / Stage configuración Visión
  • II. Renovar el compromiso político
    • A. Reafirmando los principios de Río
    • B. La evaluación de los progresos realizados hasta la fecha y las lagunas existentes en la aplicación de los resultados de las principales cumbres de desarrollo sostenible para enfrentar los nuevos y emergentes desafíos (integración, implementación, coherencia)
    • C. La participación de los principales grupos
    • D. Marco para la acción

 

  • III. Economía verde en el contexto del desarrollo sostenible y erradicación de la pobreza
    • A. Enmarcar el contexto de la economía verde, los desafíos y oportunidades
    • B. Herramientas e intercambio de experiencias
    • C. Marco para la acción

 

  • IV. Marco Institucional para el Desarrollo Sostenible
    • A. Fortalecimiento / reforma / integración de los tres pilares
    • B. Propuestas AG, Consejo Económico y Social, CDS, ECOSOC
    • C. del PNUMA, organismo especializado en la propuesta de medio ambiente, las instituciones financieras internacionales, Las Naciones Unidas para las actividades operacionales a nivel nacional
    • D. Regional, Nacional, Local

 

  • V. Marco de acción y seguimiento
    • A. Prioridad / clave / temáticas / intersectoriales temas y áreas
    • B. Aceleración y medir el progreso (AGDR, el PIB y otros)
    • C. Los medios de aplicación (financiación, acceso y transferencia de tecnología, creación de capacidad)

 

 

I. Preámbulo / Configuración de la etapa

 

1. Nosotros, los Jefes de Estado y de Gobierno, reunidos en Río de Janeiro, Brasil, 20-22 junio de 2012, decididos a trabajar juntos por un futuro próspero, seguro y sostenible para nuestro pueblo y nuestro planeta.

 

2. Reafirmamos nuestra determinación de liberar a la humanidad del hambre y quieren a través de la erradicación de todas las formas de la pobreza y luchar por sociedades justas, equitativas e inclusivas, para la estabilidad y el crecimiento económico que beneficie a todos.

 

3. Estamos comprometidos a hacer todo lo posible para acelerar el progreso en el logro de los objetivos de desarrollo convenidos internacionalmente, incluidos los Objetivos de Desarrollo del Milenio para el año 2015, lo que mejora la vida de las personas más pobres.

 

4. También estamos comprometidos a mejorar la cooperación y abordar las cuestiones tradicionales y nuevas de manera que se mejoren las oportunidades para todos, se centrará en el desarrollo humano, preservando y protegiendo el sistema de soporte de vida de nuestro planeta, nuestro planeta compartido.

 

5. Urgimos a adoptar medidas audaces y decisivas en el objetivo y los temas de la conferencia. Renovamos nuestro compromiso con el desarrollo sostenible y expresamos nuestra determinación de proseguir la economía verde en el contexto del desarrollo sostenible y la erradicación de la pobreza. Además afirmamos nuestra determinación de fortalecer el marco institucional para el desarrollo sostenible. En su conjunto nuestras acciones deben llenar los vacíos de aplicación y lograr una mayor integración entre los tres pilares del desarrollo sostenible – el económico, el social y el ambiental.

 

II. Renovar el compromiso político

 

A. Reafirmando los principios de Río y los planes de acción el pasado

 

6. Reafirmamos que seguir guiándose por los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas y con pleno respeto al derecho internacional y sus principios.

 

7. Reafirmamos nuestro compromiso de avanzar en el progreso en la aplicación de la Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, la Agenda 21, el Plan para la ulterior ejecución del Programa 21, la Declaración de Johannesburgo sobre el Desarrollo Sostenible y el Plan de Aplicación de la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible, el Programa de Acción de Barbados y la Estrategia de Mauricio para la Ejecución. Los Principios de Río seguirán guiando a la comunidad internacional y servir de base para la cooperación, la coherencia y la aplicación de los compromisos acordados.

 

8. Asimismo, reafirmamos nuestro compromiso con el Consenso de Monterrey de la Conferencia Internacional sobre la Financiación para el Desarrollo, la Declaración de Doha sobre la Financiación para el Desarrollo: la Declaración Política sobre las necesidades de desarrollo de África, y el Programa de Acción de Estambul para los Países Menos Adelantados.

 

9. Reconocemos la necesidad de reforzar el desarrollo sostenible a nivel mundial a través de nuestros esfuerzos colectivos y nacionales, de conformidad con el principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas y el principio del derecho soberano de los Estados sobre sus recursos naturales.

 

B. La evaluación de los progresos realizados hasta la fecha y las lagunas existentes en la aplicación de los resultados de las principales cumbres sobre el desarrollo sostenible y hacer frente a desafíos nuevos y emergentes (integración, implementación, coherencia)

 

10. Reconocemos que los veinte años transcurridos desde la Cumbre de la Tierra en el año 1992 se han realizado progresos y el cambio. Hay ejemplos muy inspiradores del progreso, como en la erradicación de la pobreza, en los bolsillos de dinamismo económico y en la conectividad, impulsada por las nuevas tecnologías que han dado poder a la gente.

 

11. Reconocemos, sin embargo, que también ha habido reveses debido a las múltiples crisis interrelacionadas – energética financiera, económica y volátiles precios de los alimentos. La inseguridad alimentaria, cambio climático y la pérdida de biodiversidad han afectado negativamente a los beneficios del desarrollo. Nueva evidencia científica apunta a la gravedad de las amenazas que enfrentamos. Nuevos desafíos incluyen la intensificación de los problemas antes de llamar a más respuestas urgentes. Estamos profundamente preocupados de que alrededor de 1,4 millones de personas aún viven en la pobreza extrema y el sexto de la población del mundo es una pandemia de desnutrición, y las epidemias son amenazas omnipresentes. Desarrollo insostenible ha aumentado la presión sobre los limitados recursos naturales de la tierra y en la capacidad de carga de los ecosistemas. Nuestro planeta se presta apoyo a siete mil millones de personas espera que llegue a nueve mil millones en 2050.

 

12. Tomamos nota de que el compromiso nacional con el desarrollo sostenible se ha profundizado. Muchos gobiernos ya incorporan las cuestiones ambientales y sociales en sus políticas económicas, y han reforzado su compromiso con el desarrollo sostenible y la aplicación de la Agenda 21 y otros acuerdos relacionados a través de políticas y planes nacionales, la legislación nacional y las instituciones, y la ratificación y aplicación de acuerdos ambientales internacionales.

 

13. Nosotros sin embargo, observamos que, a pesar de los esfuerzos de los gobiernos y actores no estatales en todos los países, el desarrollo sostenible sigue siendo un objetivo distante y que no quedan importantes obstáculos y las deficiencias sistémicas en el cumplimiento de los compromisos acordados a nivel internacional.

 

14. Estamos decididos a redoblar nuestros esfuerzos para erradicar la pobreza y el hambre y para asegurar que las actividades humanas respeten los ecosistemas de la Tierra y los sistemas de soporte de vida. Tenemos que incorporar el desarrollo sostenible en todos los aspectos de nuestra forma de vivir. Reconocemos la responsabilidad especial de fomentar el desarrollo sostenible y el consumo y producción sostenibles.

 

15. Reconocemos los desafíos especiales que enfrentan los países menos adelantados, los países en desarrollo, los pequeños Estados insulares en desarrollo, los países de ingresos medios y países africanos.

 

16. Reconocemos la diversidad del mundo y reconocer que todas las culturas y civilizaciones contribuyen al enriquecimiento de la humanidad y la protección del sistema de la Tierra de soporte vital. Hacemos hincapié en la importancia de la cultura para el desarrollo sostenible. Hacemos un llamado a un enfoque holístico para el desarrollo sostenible que conduzca a la humanidad a vivir en armonía con la naturaleza.

 

C. La participación de los principales grupos

 

17. Hacemos hincapié en que un requisito previo fundamental para el logro del desarrollo sostenible es la amplia participación pública en la toma de decisiones. El desarrollo sostenible requiere que los grupos principales – las mujeres, los niños y jóvenes, pueblos indígenas, organizaciones no gubernamentales, autoridades locales, trabajadores y sindicatos, el comercio y la industria, la comunidad científica y tecnológica y los agricultores – a desempeñar un papel significativo en todos los niveles. Es importante que todos los miembros de la sociedad civil a participar activamente en el desarrollo sostenible mediante la incorporación de sus conocimientos específicos y los conocimientos prácticos en la elaboración de políticas nacionales y locales. En este sentido, reconocemos también el papel de los parlamentos nacionales en la promoción del desarrollo sostenible.

 

18. Reconocemos que una mayor participación de la sociedad civil depende de fortalecer el derecho a acceder a la información y la capacidad de construcción de la sociedad civil para ejercer este derecho. La tecnología está facilitando a los gobiernos a compartir información con el público y para el público para mantener los tomadores de decisiones responsables. En este sentido, es esencial avanzar hacia el acceso universal a la información y las comunicaciones.

 

19. Reconocemos el importante papel del sector privado en el avance hacia el desarrollo sostenible. Recomendamos encarecidamente a las empresas y la industria a mostrar liderazgo en la promoción de una economía verde en el contexto del desarrollo sostenible y la erradicación de la pobreza.

 

20. También reconocemos el papel fundamental de los gobiernos locales y la necesidad de su integración en todos los niveles de toma de decisiones sobre el desarrollo sostenible.

 

21. Reconocemos la importancia de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas en la aplicación a nivel mundial, regional y nacional de las estrategias de desarrollo sostenible. También reconocemos la necesidad de reflejar las opiniones de los niños y jóvenes como los temas que estamos abordando tendrá un profundo impacto en la juventud de hoy y las generaciones que siguen.

 

D. Marco para la acción

 

22. Nos comprometemos a mejorar la gobernabilidad y la capacidad en todos los niveles – mundial, regional, nacional y local – para promover la toma de decisiones integrada, para llenar la brecha de implementación y promover la coherencia entre las instituciones.

 

23. Nos comprometemos a revitalizar la alianza mundial para el desarrollo sostenible. Reconocemos que los Estados deben colaborar entre sí y se unen a todas las partes interesadas para abordar el desarrollo sostenible de los desafíos comunes que enfrentamos.

 

24. Hacemos un llamado para un marco de política global que requiere de todas las empresas privadas que figuran grandes y tener en cuenta las cuestiones de sostenibilidad y para integrar la información de sostenibilidad en el ciclo de presentación de informes.

 

III. Economía verde en el contexto del desarrollo sostenible y la erradicación de la pobreza

 

A. Enmarcar el contexto de la economía verde, retos y oportunidades

 

25. Estamos convencidos de que una economía verde en el contexto del desarrollo sostenible y la erradicación de la pobreza debería contribuir al cumplimiento de los objetivos clave – en particular las prioridades de la erradicación de la pobreza, seguridad alimentaria, la gestión racional del agua, el acceso universal a servicios energéticos modernos, ciudades sostenibles, la gestión de los océanos y la mejora de la resistencia y la preparación para desastres, así como la salud pública, desarrollo de recursos humanos y el crecimiento sostenido, inclusivo y equitativo que genere empleo, incluyendo a los jóvenes. Debe basarse en los principios de Río, en particular el principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas, y debe ser centrado en las personas e inclusivo, ofreciendo oportunidades y beneficios para todos los ciudadanos y todos los países.

 

26. Consideramos que la economía verde como un medio para lograr el desarrollo sostenible, que debe seguir siendo nuestro objetivo primordial. Somos conscientes de que una economía verde en el contexto del desarrollo sostenible y la erradicación de la pobreza debe proteger y mejorar la base de recursos naturales, aumentar la eficiencia de los recursos, promover el consumo y producción sostenibles, y llevar al mundo hacia un desarrollo bajo en carbono.

 

27. Hacemos hincapié en que la economía verde no está pensado como un conjunto rígido de reglas, sino más bien como un marco de toma de decisiones para fomentar el examen integrado de los tres pilares del desarrollo sostenible en todos los dominios relevantes del sector público y privado de toma de decisiones.

 

28. Reconocemos que cada país, respetando las realidades específicas de desarrollo económico, social y ambiental, así como las condiciones y prioridades particulares, será tomar las decisiones adecuadas.

 

29. Estamos convencidos de que las políticas de economía verde y las medidas pueden ofrecer oportunidades de ganar-ganar para mejorar la integración del desarrollo económico con la sostenibilidad del medio ambiente a todos los países, independientemente de la estructura de su economía y su nivel de desarrollo.

 

30. Reconocemos, sin embargo, que los países en desarrollo se enfrentan a grandes retos en la erradicación de la pobreza y sostener el crecimiento, y una transición a una economía verde se requieren ajustes estructurales que pueden implicar costos adicionales para sus economías. En este sentido, el apoyo de la comunidad internacional es necesario.

 

31. Tomamos nota de que la transformación hacia una economía ecológica debe ser una oportunidad para todos los países y una amenaza para nadie. Por consiguiente, resolvemos que los esfuerzos internacionales para ayudar a los países a crear una economía verde en el contexto del desarrollo sostenible y la erradicación de la pobreza no deben:

  • a) crear nuevas barreras comerciales;
  • b) imponer nuevas condiciones de la ayuda y la financiación;
  • c) ampliar las brechas tecnológicas o agravar la dependencia tecnológica de los países en desarrollo a los países desarrollados;
  • d) restringir el espacio político para los países a seguir su propio camino al desarrollo sostenible.

 

B. Herramientas e intercambio de experiencias

 

32. Reconocemos que los países se encuentran todavía en las primeras etapas de la construcción de economías verdes y pueden aprender unos de otros. Tomamos nota de las experiencias positivas en el desarrollo de una economía verde en algunos países, incluidos los países en desarrollo. Somos conscientes de que una combinación de políticas y medidas adaptadas a las necesidades de cada país y las preferencias serán necesarios. Las opciones políticas incluyen, entre otras cosas, instrumentos reglamentarios, económicos y fiscales, la inversión en infraestructura verde, los incentivos financieros, reforma de las subvenciones, la contratación pública sostenible, la divulgación de información, y las asociaciones voluntarias.

 

33. Apoyamos la creación de un sistema internacional de intercambio de conocimientos plataforma para facilitar el diseño de los países “verdes política económica y la aplicación, incluyendo:

  • a) un menú de opciones de política;
  • b) una caja de herramientas de buenas prácticas en la aplicación de las políticas de economía verde a nivel regional, nacional y local;
  • c) un conjunto de indicadores para medir el progreso;
  • d) un directorio de servicios técnicos, la tecnología y la financiación que podrían ayudar a los países en desarrollo.

 

34. Pedimos al Secretario General, en consulta con las organizaciones internacionales, las entidades pertinentes del sistema de la ONU y otros, para establecer una plataforma.

 

35. Instamos a los Estados Miembros a que realicen presentaciones sobre sus experiencias nacionales en el marco institucional adecuado, tal como se describe en la Sección IV.

 

36. También instamos a todos los grupos principales de negocios en particular y la industria, para compartir sus experiencias en este sentido.

 

C. Marco para la acción

 

37. Reconocemos el valor de tener un conjunto de estrategias diferenciadas, adaptadas a continuación EEDS de diferentes países y diferentes sectores.

 

38. Animamos a todos los Estados a desarrollar sus propias estrategias de economía verde a través de un proceso transparente de consulta multisectorial.

 

39. Alentamos a las Naciones Unidas, en cooperación con otras organizaciones internacionales pertinentes, para apoyar a los países en desarrollo que lo soliciten en el desarrollo de estrategias de economía verde.

 

40. Recomendamos encarecidamente a las empresas y la industria – organizado por sectores industriales, la cooperación entre los países y en consulta con los gobiernos, trabajadores y sindicatos y otras partes interesadas – para desarrollar planes de trabajo de economía verde para sus respectivos sectores, con objetivos concretos y puntos de referencia de progreso, incluso para la red la creación de puestos de trabajo.

 

41. Reconocemos y apoyamos los compromisos voluntarios nacionales y acciones de agentes estatales, así como las partes interesadas para lograr una economía verde en el contexto del desarrollo sostenible y la erradicación de la pobreza, incluso mediante la conformación de asociaciones innovadoras.

 

42. Somos conscientes de que para hacer un progreso significativo hacia la construcción de economías verdes requieren nuevas inversiones, la formación de nuevas habilidades, el desarrollo tecnológico, la transferencia y el acceso y creación de capacidad en todos los países. Reconocemos la necesidad particular de prestar apoyo a los países en desarrollo en este sentido y de acuerdo:

  • a) Proporcionar a las fuentes nuevas, adicionales y ampliar la financiación a los países en desarrollo;
  • b) Poner en marcha un proceso internacional para promover el papel de instrumentos innovadores de financiación para la construcción de economías verdes;
  • c) eliminar gradualmente las subvenciones que tengan efectos negativos sobre el medio ambiente y son incompatibles con el desarrollo sostenible, que se complementa con medidas para proteger a los grupos pobres y vulnerables;
  • d) Para facilitar la colaboración en la investigación internacional sobre las tecnologías verdes entre países en desarrollo, asegurando así que las tecnologías desarrolladas se mantienen en el dominio público y son accesibles a los países en desarrollo a precios asequibles;
  • e) Fomentar la creación de centros de excelencia como puntos nodales de la tecnología verde I+D;
  • f) Prestar apoyo a los países en desarrollo los científicos e ingenieros y científicos e ingeniería de las instituciones para fomentar sus esfuerzos para desarrollar tecnologías verdes locales y el uso de los conocimientos tradicionales;
  • g) Establecer un plan de desarrollo de la capacidad para proporcionar consejos específicos de cada país y, en su caso, las regiones y sectores específicos de asesoramiento a todos los países interesados y para ayudarles a acceder a los fondos disponibles.

 

43. Reconocemos la importancia de medir el progreso global. En este sentido, se guiará por una hoja de ruta que contiene los siguientes objetivos indicativos y calendario:

  • a) 2012 ~ 2015: establecimiento de indicadores y mediciones para evaluar la implementación, el establecimiento de mecanismos para la transferencia de tecnología, el intercambio de conocimientos y fortalecimiento de las capacidades;
  • b) 2015 ~ 2030: aplicación y evaluación periódica del progreso;
  • c) 2030: la evaluación exhaustiva de los progresos.

 

Pedimos al Secretario General que, en estrecha cooperación con el sistema de la ONU, presente un informe a la Asamblea General en su 67 ª sesión, detallando los pasos a este respecto.

 

IV. Marco institucional para el desarrollo sostenible

 

A. Fortalecimiento / reforma / integración de los tres pilares

 

44. Reconocemos que un gobierno fuerte a nivel local, nacional, regional y mundial es esencial para promover el desarrollo sostenible. El fortalecimiento y la reforma del marco institucional que, entre otras cosas:

  • a) Integrar los tres pilares del desarrollo sostenible y promover la ejecución del Programa 21 y los resultados relacionados, de conformidad con los principios de universalidad, democracia, transparencia, rentabilidad y responsabilidad, teniendo en cuenta los Principios de Río, en particular, comunes pero diferenciadas responsabilidades.
  • b) Proporcionar cohesión, impulsado por el gobierno de orientación política sobre el desarrollo sostenible y determinar las acciones específicas con el fin de cumplir con la agenda del desarrollo sostenible mediante la promoción de la decisión de integrarse en todos los niveles.
  • c) Monitorear el progreso en la implementación de la Agenda 21 y los resultados y acuerdos pertinentes, a nivel local, nacional, regional y global.
  • d) Reforzar la coherencia entre los organismos, fondos y programas del sistema de las Naciones Unidas, incluidas las instituciones financieras y comerciales internacionales.

 

B. Propuesta a la AG, ECOSOC, CSD, SDC

 

Asamblea General

 

45. Reafirmamos el papel central de la Asamblea General como principal órgano normativo, y piden que se integre aún más el desarrollo sostenible como un elemento clave del marco general de las actividades de las Naciones Unidas.

 

Consejo Económico y Social

 

46. Reafirmamos que el Consejo Económico y Social es un mecanismo central para la coordinación del sistema de las Naciones Unidas y sus organismos especializados y la supervisión de sus órganos subsidiarios, en particular de sus comisiones funcionales.

 

47. También reafirmamos que el ECOSOC es un foro central para las deliberaciones intergubernamentales sobre cuestiones económicas y sociales, y proporciona orientación y coordinación de las actividades operacionales del sistema de la ONU para el desarrollo en el campo.

 

48. Estamos de acuerdo en promover el papel del ECOSOC en la integración de los tres pilares del desarrollo sostenible, incluyendo mediante una mejor utilización de las sesiones de coordinación del Consejo Económico y Social para vigilar la aplicación de los acuerdos sobre el desarrollo sostenible y, de manera similar, haciendo uso de las actividades operacionales del ECOSOC y humanitaria segmentos para promover la incorporación del desarrollo sostenible en los programas de las agencias de las Naciones Unidas y los programas.

 

Comisión sobre el Desarrollo Sostenible

 

49. Reafirmamos el papel de la Comisión sobre el Desarrollo Sostenible en la comisión de alto nivel sobre desarrollo sostenible en el sistema de las Naciones Unidas. Estamos de acuerdo en considerar las opciones para mejorar los métodos de trabajo, la agenda y programa de trabajo de la Comisión a fin de facilitar, promover y coordinar la implementación del desarrollo sostenible, incluyendo medidas para garantizar la participación más centrada, equilibrada y sensible, con un conjunto más limitado de cuestiones, y una mejor aplicación de sus decisiones. También estamos de acuerdo en considerar los medios para mejorar la función de revisión de la Comisión, incluso a través de un proceso de revisión voluntaria.

 

O

 

Consejo de Desarrollo Sostenible

 

49 alt. Estamos decididos a transformar el CSD en un Consejo de Desarrollo Sostenible que servirá como la autoridad, órgano de alto nivel para el examen de las cuestiones relativas a la integración de las tres dimensiones del desarrollo sostenible.

 

49 alt. bis El trabajo del Consejo debe basarse en los documentos fundamentales sobre el desarrollo sostenible como la Agenda 21, los principios de Río y los resultados relacionados. El Consejo debería, entre otras cosas, el pleno desempeño de las funciones y mandatos de la Comisión de Desarrollo Sostenible. Sería guiada por la necesidad de promover la integración de los tres pilares del desarrollo sostenible, promover la aplicación efectiva en todos los niveles y promover la coherencia institucional eficaz. Se debe ayudar a mejorar la participación de todos los interesados, en particular los grupos principales, en el seguimiento de Río +20.

 

Alt 49 ter. Pedimos al Presidente de la Asamblea General para llevar a cabo negociaciones abiertas, transparentes e inclusivas, con el objetivo de establecer el mandato, modalidades, funciones, tamaño, composición, miembros, métodos y procedimientos de trabajo del Consejo e informar sobre el resultado antes del final de la 67 ª sesión de la Asamblea General.

 

C. del PNUMA, organismo especializado en la propuesta de medio ambiente, las instituciones financieras internacionales, las Naciones Unidas para las actividades operacionales a nivel de país

 

50. Reafirmamos la necesidad de fortalecer la gobernanza ambiental internacional en el contexto del marco institucional para el desarrollo sostenible, con el fin de promover una integración equilibrada de los pilares económicos, sociales y ambientales del desarrollo sostenible, y para este fin:

 

51. Estamos de acuerdo en fortalecer la capacidad del PNUMA para cumplir su mandato de establecer la composición universal en su Consejo de Administración y requieren un considerable aumento de su base financiera para profundizar en la coordinación de políticas y mejorar los medios de ejecución.

 

O

 

51 alt. Estamos decididos a establecer una agencia especializada de la ONU para el medio ambiente con la participación universal en su Consejo de Administración, con base en el PNUMA, con un mandato revisado y reforzado, con el apoyo de contribuciones financieras estables, suficientes y previsibles y que funcione en condiciones de igualdad con otros organismos especializados de las Naciones Unidas . Este organismo, con sede en Nairobi, cooperando estrechamente con otros organismos especializados.

 

52. Hacemos hincapié en la necesidad de una revisión periódica de la situación del planeta y la capacidad de carga de la Tierra y pedir al Secretario General que coordine la preparación de dicho examen, en consulta con las organizaciones internacionales y el sistema de las Naciones Unidas.

 

53. Hacemos un llamado a la base científica para la toma de decisiones para fortalecer todo el sistema de las Naciones Unidas y reconocer que la interfaz entre la ciencia y la formulación de políticas debe ser fortalecida.

 

54. Reconocemos que el desarrollo sostenible se debe dar la debida consideración por las instituciones financieras internacionales, especialmente el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, bancos regionales de desarrollo, la UNCTAD y la Organización Mundial del Comercio en la regulación del comercio mundial. En ese sentido, solicitamos a las instituciones financieras internacionales a revisar sus estrategias programáticas para garantizar la prestación de un mejor apoyo a los países en desarrollo para la implementación del desarrollo sostenible.

 

55. Reconocemos que la coordinación y la cooperación entre los acuerdos ambientales multilaterales se necesitan con el fin de, entre otras cosas, la fragmentación de la dirección política y evitar la superposición y duplicación. Damos la bienvenida a los trabajos ya realizados para mejorar las sinergias entre los tres convenios en los productos químicos y desechos. Hacemos un llamado a adoptar nuevas medidas para mejorar la coordinación y la cooperación entre los acuerdos ambientales multilaterales en otros grupos.

 

56. Hacemos hincapié en la necesidad de reforzar las actividades operacionales para el desarrollo sostenible, en especial la entrega del sistema de las Naciones Unidas en el campo.

 

57. Estamos de acuerdo en volver a examinar el establecimiento de un Defensor del Pueblo, o del Alto Comisionado para las generaciones futuras, para promover el desarrollo sostenible.

 

58. Estamos de acuerdo en tomar medidas para dar mayor al Principio 10 de Río a nivel mundial, regional y nacional, según corresponda.

 

D. regional, nacional, local

 

59. Reafirmamos que las estrategias de desarrollo sostenible global incorporado en los planes nacionales de desarrollo son instrumentos clave para la implementación de los compromisos de desarrollo sostenible a nivel regional, nacional y subnacional.

 

60. Hacemos un llamado para el fortalecimiento de los mecanismos regionales y subregionales, incluidas las comisiones regionales, para promover el desarrollo sostenible a través de la creación de capacidades, el intercambio de información y experiencias y proporcionar conocimientos.

 

61. Subrayamos la necesidad de una planificación más coherente e integrada y la toma de decisiones a nivel nacional. Por consiguiente, instamos a los países a establecer y fortalecer, según proceda, los consejos nacionales de desarrollo sostenible que les permita coordinar, consolidar y asegurar la incorporación de temas transversales en el cuerpo más alto de toma de decisiones, con la integración y la plena participación de todos los interesados.

 

62. Reconocemos la necesidad de integrar la política de desarrollo urbano sostenible como un componente clave de una política nacional de desarrollo sostenible y, en este sentido, facultar a las autoridades locales para que trabajen más estrechamente con los gobiernos nacionales. Reconocemos que las asociaciones entre las ciudades se han convertido en una fuerza líder para la acción sobre el desarrollo sostenible. Nos comprometemos a apoyar la cooperación internacional entre las autoridades locales, incluso mediante la asistencia de organizaciones internacionales.

 

V. Marco de acción y seguimiento

 

A. Prioridad / clave / temáticas / cuestiones intersectoriales y las áreas

 

63. Reconocemos que el progreso en la implementación requiere prestar atención a una serie de áreas prioritarias sectoriales e intersectoriales, así como a la vinculación entre los diferentes sectores. También reconocemos que la evaluación de los progresos en estas áreas puede beneficiarse de la definición de aspiraciones, objetivos, metas e indicadores, según proceda. Consiguiente, nos comprometemos a las siguientes acciones:

 

La seguridad alimentaria

 

64. Reafirmamos el derecho a la alimentación y un llamado a todos los Estados a dar prioridad a la intensificación sostenible de la producción de alimentos mediante una mayor inversión en la producción local de alimentos, mejorar el acceso a locales y globales mercados agroalimentarios, y reducción de residuos en toda la cadena de suministro, con especial atención a las mujeres, los pequeños agricultores, jóvenes y campesinos indígenas. Estamos comprometidos a asegurar una nutrición adecuada para nuestro pueblo.

 

65. Hacemos un llamado a los sistemas de comercio más abierto y transparente y, en su caso, las prácticas que contribuyen a la estabilidad de los precios de los alimentos y los mercados internos, garantizar el acceso a los recursos de tierra, agua y otros, y apoyar los programas de protección social.

 

66. Además apoyamos iniciativas en todos los niveles que mejoren el acceso a la información, mejorar las interacciones entre los agricultores y expertos a través de la educación y los servicios de extensión, y aumentar el uso de tecnologías apropiadas para la agricultura sostenible.

 

De agua

 

67. Destacamos la importancia del derecho al agua potable y limpia y el saneamiento como un derecho humano que es esencial para el pleno disfrute de la vida y los derechos humanos. Además, destacamos la importancia de los recursos hídricos para el desarrollo sostenible, como la pobreza y la erradicación del hambre, la salud pública, la seguridad alimentaria, la energía hidroeléctrica, agricultura y desarrollo rural.

 

68. Reconocemos la necesidad de establecer objetivos para la gestión de las aguas residuales, incluyendo la reducción de la contaminación del agua de los hogares, las fuentes industriales y agrícolas y la promoción de la eficiencia del agua, tratamiento de aguas residuales y el uso de las aguas residuales como un recurso, sobre todo en zonas urbanas en expansión.

 

69. Renovamos nuestro compromiso asumido en el Plan de Implementación de Johannesburgo (PIJ) en relación con el desarrollo e implementación de la gestión integrada de los recursos y planes de eficiencia hídrica. Reafirmamos nuestro compromiso con el Decenio Internacional para la Acción 2005-2015 “Agua para la Vida”. Animamos a las iniciativas de cooperación para la gestión de recursos hídricos, en particular mediante el desarrollo de capacidades, el intercambio de experiencias, mejores prácticas y lecciones aprendidas, así como el aprovechamiento compartido de tecnologías ecológicamente racionales y conocimientos especializados.

 

Energía

 

70. Nos proponemos construir sobre la energía sostenible para todos, lanzada por el Secretario General, con el objetivo de proporcionar acceso universal a un nivel mínimo básico de servicios modernos de energía tanto para el consumo y la producción de aplicaciones para el año 2030, la mejora de la eficiencia energética en todos los niveles con a fin de duplicar la tasa de mejora para el año 2030, y duplicar la cuota de energías renovables en el mix energético mundial en 2030 a través de la promoción del desarrollo y uso de fuentes de energía renovables y las tecnologías en todos los países. Hacemos un llamado para la provisión de recursos financieros suficientes, de calidad suficiente y entregada de manera oportuna, a los países en desarrollo para facilitar un uso más amplio y eficiente de las fuentes de energía.

 

71. Estamos de acuerdo en que cada país debe trabajar para desarrollo bajo en carbono. Le recomendamos un uso más amplio de herramientas de planificación de la energía para proporcionar un marco sólido para los donantes y socios para coordinar sus esfuerzos de cooperación al desarrollo.

 

Ciudades

 

72. Nos comprometemos a promover un enfoque integrado y holístico de la planificación y construcción de ciudades sostenibles mediante el apoyo a las autoridades locales, el transporte eficiente y redes de comunicación, más verdes y edificios eficientes uno asentamientos humanos y el sistema de prestación de servicios, la mejora del aire y la calidad del agua, reducción de residuos, la mejora de desastre preparación y respuesta y adaptación al cambio climático aumento.

 

Empleos verdes, la inclusión social

 

73. Reconocemos que el desarrollo de la capacidad humana es esencial para lograr el crecimiento económico de amplia base, la construcción de comunidades fuertes y sostenibles, la promoción del bienestar social, y mejorar el medio ambiente. Los trabajadores deben tener las habilidades y las protecciones necesarias para participar y beneficiarse de la transición a una economía verde, que tiene un gran potencial para crear trabajo decente, especialmente para los jóvenes, y erradicar la pobreza.

 

74. Reconocemos también que importantes oportunidades de creación de empleo puede ser aprovechado a través de inversiones en obras públicas para la restauración y mejora del capital natural, la tierra y prácticas sostenibles de gestión del agua, la agricultura familiar, la agricultura ecológica, los sistemas de producción orgánica, la gestión sostenible de los bosques, el uso racional de la biodiversidad para con fines económicos, y nuevos mercados relacionados con las fuentes de energía renovables y no convencionales. Animamos a las empresas y la industria para contribuir a la creación de empleos verdes a lo largo de sus cadenas de suministro global, incluso mediante el apoyo a las pequeñas y medianas empresas.

 

75. Reconocemos y aceptamos que el bienestar social y el crecimiento también se basa en una infraestructura de calidad robusta y alta, que crea empleo y riqueza, agrega valor a largo plazo y permite la inclusión. En este sentido, nos comprometemos a una mayor inversión en infraestructura que promueve el desarrollo sostenible.

 

76. Entendimiento de que la construcción de economías verdes dependerá fundamentalmente de la creación de empleos verdes, que se comprometen a adoptar las siguientes medidas:

  • a) mejorar el conocimiento de las tendencias de empleos verdes y el desarrollo, e integrar los datos relevantes en las estadísticas económicas nacionales;
  • b) abordar la escasez de habilidades potenciales a través de técnicas de mapeo y la promoción de programas de formación puestos de trabajo verdes;
  • c) establecer un entorno propicio para la creación de sólidas de trabajo decente por parte de empresas privadas que invierten en la economía verde, incluso las pequeñas y medianas.

 

77. Hacemos hincapié en la necesidad de proporcionar protección social a todos los miembros de la sociedad, incluyendo a aquellos que no están empleados en la economía formal. En este sentido, animamos a las iniciativas nacionales y locales destinadas a proporcionar un piso de protección social para todos los ciudadanos.

 

Océanos y los mares, los pequeños Estados insulares

 

78. Somos conscientes de que los océanos son esenciales para el mantenimiento de los sistemas terrestres de soporte de vida. La explotación imprudente de los océanos y sus recursos pone en riesgo la capacidad de los océanos para seguir proporcionando alimentos, otros beneficios económicos y servicios ambientales a la humanidad. Hacemos hincapié en la importancia de la conservación, gestión sostenible y la distribución equitativa de los recursos marinos y el océano. También reconocemos la importante contribución económica, social y ambiental de los arrecifes de coral de los Estados insulares y costeros, y apoyar la cooperación sobre la base de la Iniciativa del Triángulo de Coral (CTI) y la Internacional de los Arrecifes de Coral (ICRI).

 

79. Apoyamos el proceso ordinario de la Evaluación Mundial de Marina como un proceso creíble y robusto, y apoyar la realización de su primera evaluación mundial integral de la situación del medio ambiente marino para el año 2014. Hacemos un llamado a la consideración de los resultados de la evaluación en la formulación de la política oceánica nacional, regional y global.

 

80. Tomamos nota de la creación por la Asamblea General de Naciones Unidas de un Grupo de Trabajo especial de composición Grupo Informal de Trabajo para estudiar las cuestiones relativas a la conservación y uso sostenible de la diversidad biológica marina fuera de zonas de jurisdicción nacional, y estamos de acuerdo en iniciar, tan pronto como sea posible, la negociación de un acuerdo de aplicación de la Convención que se refieren a la conservación y uso sostenible de la biodiversidad marina en áreas fuera de la jurisdicción nacional.

 

81. Hacemos un llamado a los países a avanzar en la implementación del Programa de Acción Mundial para la protección del medio marino frente a las Actividades Realizadas en Tierra, incluida la intensificación de la creación de capacidad y la movilización de recursos para la inversión en el tratamiento de los desechos humanos y aguas residuales y el desarrollo de un mundial plan de acción para combatir la contaminación marina y la contaminación.

 

82. También nos proponemos poner en práctica una red internacional de observación de la acidificación del océano y de trabajar colectivamente para prevenir la acidificación del océano más allá.

 

83. Observamos que a pesar del acuerdo para restablecer las poblaciones mundiales de peces a niveles sostenibles para el año 2015, muchas poblaciones siguen agotándose insostenible. Hacemos un llamado a los Estados a volver a comprometerse a mantener o restablecer las poblaciones de peces a niveles sostenibles y se comprometan más con la aplicación de la ciencia basada en los planes de gestión a la recuperación de los recursos para el año 2015.

 

84. Instamos a los países a combatir la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR) mediante la adopción y aplicación de instrumentos eficaces, de conformidad con el derecho internacional. Tomamos nota del acuerdo sobre medidas del Estado del puerto para prevenir, desalentar y eliminar la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada aprobado por la FAO en 2009 y inste a los Estados que aún no han adherido al acuerdo de que lo haga.

 

85. Reafirmamos que los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo (SIDS) siguen siendo un caso especial para el desarrollo sostenible, en vista de su vulnerabilidad única y particular. La vulnerabilidad de los SIDS se ha agravado en las últimas dos décadas, debido principalmente a una mayor exposición a los shocks externos, incluyendo el aumento de los impactos adversos del cambio climático y los desastres naturales más frecuentes e intensas, así como el combustible, los alimentos y las crisis financieras, junto con inadecuadas el apoyo internacional.

 

86. Hacemos un llamado a redoblar los esfuerzos para ayudar a los PEID en la implementación del BPOA y el MSI y el desarrollo sostenible, incluida la mejora y el fortalecimiento de las entidades pertinentes del sistema de las Naciones Unidas que el desarrollo sostenible de apoyo de SIDS. También hacemos un llamamiento para la celebración de la tercera conferencia internacional para el desarrollo sostenible de los Pequeños Estados Insulares en 2014.

 

Los desastres naturales

 

87. Reiteramos el llamado a la reducción del riesgo de seguir siendo abordado en el contexto del desarrollo sostenible y se coloca dentro de la agenda post-2015 de desarrollo. Hacemos un llamamiento para una mayor coordinación entre los niveles nacional, regional e internacional para una sólida respuesta a las emergencias ambientales y mejora de los pronósticos y sistemas de alerta temprana, así como una coordinación más estrecha entre la respuesta de emergencia, recuperación temprana y las actividades de desarrollo, incluyendo la adopción de un puesto de “Marco de Hyogo “y su integración en la política de desarrollo.

 

El cambio climático

 

88. Reafirmamos que el cambio climático es uno de los mayores desafíos de nuestro tiempo, y expresamos nuestra profunda preocupación que los países en desarrollo son particularmente vulnerables y están experimentando un mayor impacto negativo del cambio climático, que está socavando gravemente la seguridad alimentaria y los esfuerzos para erradicar la pobreza, y también amenaza la integridad territorial de la viabilidad y la existencia misma de pequeños estados insulares. Damos la bienvenida a los resultados de la COP17 en Durban, y esperamos que la aplicación urgente de todos los acuerdos alcanzados.

 

89. Animamos a las iniciativas internacionales y las asociaciones para abordar la interrelación entre el agua, la energía, los alimentos y el cambio climático con el fin de lograr sinergias, así como para minimizar los conflictos entre los objetivos de la política, siendo especialmente sensibles a los impactos en las poblaciones vulnerables.

 

Bosques y la biodiversidad

 

90. Apoyamos a los marcos de políticas e instrumentos de mercado que efectivamente lenta, detener y revertir la deforestación y la degradación de los bosques y promover el uso y manejo sostenible de los bosques, así como su conservación y restauración. Hacemos un llamado a la urgente aplicación de la “jurídicamente no vinculante del instrumento en todos los tipos de bosques (instrumento jurídicamente no vinculante)”.

 

91. Le damos la bienvenida en el Protocolo de Nagoya adoptado en la décima reunión de la Conferencia de las Partes en el Convenio sobre la Diversidad Biológica. Apoyamos la integración de la biodiversidad y servicios ambientales en las políticas y los procesos de toma de decisiones a nivel internacional, regional y nacional, y fomentar las inversiones en capital natural a través de incentivos y políticas adecuadas, que apoyen el uso sostenible y equitativo de la diversidad biológica y los ecosistemas.

 

Degradación de la tierra y la desertificación

 

92. Reconocemos la importancia económica y social de la tierra, en particular su contribución al crecimiento, la seguridad alimentaria y la erradicación de la pobreza, y tenga en cuenta que la intensidad de la desertificación de la mayoría de las tierras cultivables de África es un serio desafío para el desarrollo sostenible en la región. Hacemos un llamado para un mayor apoyo de la comunidad internacional a la aplicación de la Convención de las Naciones Unidas para Combatir la Desertificación (UNCCD).

 

93. Estamos de acuerdo en apoyar a las asociaciones e iniciativas para la protección de los recursos del suelo, tales como la Asociación mundial de suelos (SGP). También animamos a los estudios científicos y las iniciativas encaminadas a despertar una mayor conciencia de los beneficios económicos de políticas sostenibles de gestión de la tierra que alcanzan la tierra sana y productiva y el suelo.

 

Montañas

 

94. Reconocemos que las montañas son muy vulnerables a los cambios globales como el cambio climático, y con frecuencia son el hogar de comunidades como de los pueblos indígenas, que han desarrollado la utilización sostenible de sus recursos pero a menudo son marginados, a veces con altos índices de pobreza, la exposición a los riesgos naturales y la inseguridad alimentaria. Somos conscientes de los beneficios procedentes de las montañas y sus ecosistemas asociados. También reconocemos la necesidad de explorar global, los mecanismos regionales, nacionales y locales para compensar y premiar a las comunidades de montaña para los servicios que prestan a través de la protección del ecosistema.

 

Productos químicos y desechos

 

95. Hacemos un llamado a fortalecer el Enfoque Estratégico para la Gestión de Productos Químicos (SAICM), de intensificar los esfuerzos hacia un régimen internacional más sólido, coherente, eficaz y eficiente de productos químicos durante su ciclo de vida. Sostenible y adecuada financiación a largo plazo será importante para ayudar a los países en desarrollo con productos químicos de sonido y gestión de los residuos mediante un enfoque integrado.

 

96. Felicitamos a la coordinación y la cooperación entre los convenios de Basilea Convención, el Convenio de Rotterdam y el Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes, y piden asociaciones público-privadas con el objetivo de mejorar la capacidad y la tecnología para la gestión ambientalmente racional de desechos. También observamos con preocupación los problemas emergentes de los desechos electrónicos y plásticos en el medio marino, que deben abordarse, entre otras cosas mediante programas adecuados y las tecnologías ecológicamente racionales para la recuperación de materiales y energía.

 

Consumo y Producción Sostenibles

 

97. Estamos de acuerdo en establecer un marco de 10 años de programas sobre consumo y producción sostenibles (SCP) como parte de un pacto global sobre el consumo y producción sostenibles, basadas en el texto elaborado en las negociaciones en la Comisión de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible en su décimo noveno sesión.

 

Educación

 

98. Reconocemos que el acceso de todos a una educación de calidad es una condición esencial para el desarrollo sostenible y la inclusión social. Nos comprometemos a fortalecer la contribución de nuestros sistemas de educación para el logro del desarrollo sostenible, incluso mediante la formación del profesorado y el perfeccionamiento del plan de estudios.

 

99. Hacemos un llamado a las universidades para convertirse en modelos de buenas prácticas y la transformación mediante el establecimiento de un ejemplo de sostenibilidad de las instalaciones en sus campus y la enseñanza del desarrollo sostenible como un módulo en todas las disciplinas. De esta manera, las prácticas sostenibles se incrustan en el aprendizaje y la acción.

 

100. Alentamos a las actividades de intercambio educativo en la educación para el desarrollo sostenible, incluyendo la creación de becas y becas de estudio internacional en disciplinas y campos interdisciplinarios pertinentes para la promoción del desarrollo sostenible.

 

101. Estamos de acuerdo en promover la educación para el desarrollo sostenible más allá del final del Decenio de las Naciones Unidas de la Educación para el Desarrollo Sostenible en 2014, para educar a una nueva generación de estudiantes en los valores, las principales disciplinas y enfoques integrales, transversales esenciales para la promoción del desarrollo sostenible.

 

La igualdad de género

 

102. Reconocemos que el desarrollo sostenible está vinculado con y depende de las contribuciones económicas de las mujeres, tanto formales como informales. Observamos con preocupación que la persistencia de las desigualdades sociales y económicas sigue afectando a las mujeres y los niños, que constituyen la mayoría de las personas que viven en la pobreza.

 

103. Hacemos un llamado para eliminar las barreras que han impedido que las mujeres de ser participantes plenos en la economía y liberar su potencial como motores del desarrollo sostenible, y de acuerdo en dar prioridad a medidas para promover la igualdad de género en todas las esferas de nuestras sociedades, incluida la educación, el empleo, la propiedad de los recursos , el acceso a la justicia, la representación política, toma de decisiones institucionales, servicios de atención y administración del hogar y la comunidad.

 

104. Apoyamos el trabajo de la Mujer de las Naciones Unidas en el logro de la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres en todos los aspectos de la vida y aportar una mayor atención a los vínculos entre la igualdad de género y la promoción del desarrollo sostenible.

 

B. Aceleración y medir el progreso

 

105. Reconocemos que las metas, objetivos y metas son esenciales para la medición y acelerar el progreso hacia el desarrollo sostenible y de acuerdo para poner en marcha un proceso participativo para elaborar el año 2015:

  • a) un conjunto de objetivos mundiales de desarrollo sostenible que reflejen un tratamiento integral y equilibrado de las tres dimensiones del desarrollo sostenible, son consistentes con los principios de la Agenda 21, y son universales y aplicables a todos los países, pero teniendo en cuenta los enfoques diferenciados entre los países;
  • b) un mecanismo de seguimiento periódico y la presentación de informes sobre los progresos realizados hacia su consecución.

 

106. Invitamos a todos los interesados a sumarse a este proceso y solicitar al Secretario General de las Naciones Unidas para coordinar este proceso.

 

107. Proponemos que los objetivos de desarrollo sostenible podrían incluir el consumo y producción sostenibles, así como las áreas prioritarias, tales como los océanos, la seguridad alimentaria y la agricultura sostenible, energía sostenible para todos; el acceso al agua y la eficiencia, las ciudades sostenibles, empleos verdes, el trabajo decente y la inclusión social y la reducción de desastres y la resiliencia.

 

108. Consideramos que los objetivos de desarrollo sostenible debe complementar y reforzar los ODM en la agenda de desarrollo para el post-2015 periodo, con el fin de establecer un conjunto de metas en el año 2015 que forman parte de la post-2015 Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas.

 

109. Proponemos también que el progreso hacia estos objetivos deben ser medidos por los indicadores adecuados y evaluados por los objetivos específicos que deben alcanzarse, posiblemente en 2030, y pedir al Secretario General de las propuestas en este sentido.

 

110. Estamos decididos a fortalecer la capacidad de todos los países para recopilar y analizar datos e información necesarios para apoyar el seguimiento de los progresos hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Pedimos al Secretario General que, con el apoyo de los donantes interesados, el sistema de las Naciones Unidas, organizaciones internacionales y otras entidades, para promover una asociación global en este sentido.

 

111. También reconocemos las limitaciones del PIB como medida del bienestar. Estamos de acuerdo para desarrollar y fortalecer aún más los indicadores de complementar el PIB que se integran las dimensiones económicas, sociales y ambientales de una manera equilibrada. Pedimos al Secretario General que establezca un proceso de consulta con el sistema de las Naciones Unidas y otras organizaciones pertinentes.

 

C. Los medios de financiar la ejecución

 

112. Hacemos un llamado para el cumplimiento de todos los compromisos de asistencia oficial para el desarrollo, incluidos los compromisos de muchos países desarrollados para lograr el objetivo del 0,7 por ciento del producto nacional bruto a la ayuda oficial al desarrollo a los países en desarrollo para 2015, así como un objetivo de 0,15 a 0,20 por ciento del producto nacional bruto a la ayuda oficial al desarrollo a los países menos desarrollados. Para llegar a sus horarios de acuerdo, los países donantes deberían tomar todas las medidas necesarias y apropiadas para elevar la tasa de desembolsos de ayuda para cumplir con sus compromisos actuales. Instamos a los países desarrollados que aún no lo hayan hecho todavía a hacer más esfuerzos concretos para alcanzar la meta del 0,7 por ciento del producto nacional bruto a la asistencia oficial para el desarrollo de los países en desarrollo, incluida la meta específica de 0,15 a 0,20 por ciento del producto nacional bruto a ayuda oficial al desarrollo a los países menos desarrollados en consonancia con el Programa de Acción de Estambul para los Países Menos Adelantados para el Decenio 2011-2020 de conformidad con sus compromisos.

 

113. Hacemos un llamado a la priorización del desarrollo sostenible en la asignación de recursos en línea con las prioridades y necesidades de los países en desarrollo, y por un aumento sustancial en el suministro de financiación para los países en desarrollo para el desarrollo sostenible.

 

114. Hacemos un llamado para mayor eficacia de la ayuda, teniendo en cuenta la Declaración de París, el Programa de Acción de Accra y la Asociación de Busan para la cooperación al desarrollo eficaz de garantizar que la ayuda sea eficaz, responsable y sensible a las necesidades y prioridades de los países en desarrollo. Existe la necesidad de una mayor coherencia, tanto a nivel nacional e internacional, incluyendo la supervisión eficaz de los recursos para que los países en desarrollo tengan acceso estable y predecible para el financiamiento adecuado, incluyendo el sector privado, para promover el desarrollo sostenible.

 

115. Damos la bienvenida a los esfuerzos en curso para fortalecer y apoyar la cooperación Sur-Sur y la cooperación triangular. Destacamos que la cooperación Sur-Sur no es un sustituto, sino más bien un complemento de la cooperación Norte-Sur. También hacemos hincapié en que la cooperación triangular debería ser más utilizada como una modalidad efectiva para la cooperación al desarrollo.

 

116. Reafirmamos el papel clave del sector privado en la promoción del desarrollo sostenible, incluidas las asociaciones a través de múltiples partes interesadas. La política pública debe crear un clima de inversión estable y un marco reglamentario favorable a la inversión a largo plazo y el comportamiento social y ambientalmente responsable de las empresas y la industria.

 

117. Hacemos un llamado para el Fondo para el Medio Ambiente Mundial que se fortalecerá, con la regularidad de los flujos de financiación y la reforma de los procesos de gestión hacia sistemas más transparentes y democráticos. Instamos a la simplificación de los procedimientos y la asistencia a los países menos adelantados y los pequeños Estados insulares para acceder a recursos del FMAM.

 

Ciencia y Tecnología

 

118. Reafirmamos los compromisos relacionados con la ciencia y la tecnología contenida en la Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, el Programa 21 y en los resultados de otras importantes cumbres de las Naciones Unidas y las conferencias.

 

119. Reconocemos la importancia de fortalecer las capacidades científicas, tecnológicas y de innovación de los países para promover el desarrollo sostenible. En este sentido, hacemos hincapié en la necesidad de mecanismos eficaces, mejores medios, entornos propicios, y la eliminación de los obstáculos a la ampliación del desarrollo y la transferencia de tecnología a los países en desarrollo.

 

120. Estamos de acuerdo en fortalecer la cooperación internacional propicio para la inversión y la transferencia de tecnología de desarrollo y difusión.

 

La creación de capacidad

 

121. Reafirmamos la necesidad de prestar apoyo a las estructuras regionales y subregionales y los mecanismos en los países en desarrollo y fomentar su creación, cuando sea necesario, con el objetivo de facilitar la cooperación y el intercambio de información, incluida la capacitación, el intercambio de experiencias y conocimientos a avanzar en la implementación de las decisiones en los niveles regional y subregional.

 

122. Hacemos un llamamiento para la inmediata aplicación del Plan Estratégico de Bali para el apoyo tecnológico y creación de capacidad.

 

123. Instamos a la participación y representación de los científicos de países en desarrollo en los procesos relacionados con la evaluación global de medio ambiente y desarrollo sostenible para fortalecer la capacidad científica de dichos países.

 

Comercio

 

124. Instamos a los miembros de la OMC a redoblar los esfuerzos para lograr un sistema universal, basado en normas, abierto, no discriminatorio y equitativo sistema comercial multilateral y para un resultado pronto equilibrado, ambicioso y orientado al desarrollo de la Ronda de Desarrollo de Doha de negociaciones comerciales multilaterales. Hacemos un llamamiento para la plena realización de los compromisos asumidos en el 2005 en Hong Kong la Declaración Ministerial de la OMC en favor de los países menos adelantados.

 

125. Reafirmamos que hay una necesidad urgente de que las instituciones económicas y financieras internacionales a trabajar juntos para asegurar que los países en desarrollo, en particular los países menos adelantados, son capaces de beneficiarse de las ventajas del sistema multilateral de comercio y su integración en los mercados globales.

 

126. Apoyamos a la fase final de distorsión del mercado y los subsidios perjudiciales para el medio que impiden la transición hacia el desarrollo sostenible, incluidos los de los combustibles fósiles, la agricultura y la pesca, con las salvaguardias para proteger a los grupos vulnerables.

 

127. Apoyamos la creación de capacidad comercial y actividades de facilitación de las organizaciones internacionales y regionales que puedan ayudar a los países en desarrollo, en particular los países menos adelantados, en identificar y aprovechar nuevas oportunidades de exportación, incluidas las creadas por la transición hacia una economía verde.

 

Registro / compendio de los compromisos

 

128. Damos la bienvenida a los compromisos voluntarios asumidos en Río 20 e invita al Secretario General de recopilarlas en un registro / compendio que servirá como un marco de rendición de cuentas.

 

Older Posts »

Categorías